26 de marzo de 2021

Pistis Sophia 55.5: Ley, Justicia, y fuego sabio.

 

Estoy soltado esta parrafada al apoyarme en el precioso concepto “fuego sabio” y lo que significa para mí, un pecador como otro cualquiera. Un animal hombre que teclea en teórica libertad. En fin, continúo tecleando.

¿Qué es un gran delincuente? Pues un gran delincuente es un pirata moderno que pasa desapercibido porque sabe desenvolverse al filo de la ley e, incluso, manejando la ley. Ese es uno de los grandes problemas de nuestra sociedad moderna. Este tipo de personajes astutos se desenvuelven con frescura e, incluso, reconocimiento más allá de la ley que, curiosamente, ellos ayudan a modificar. Los mejores jamás son acusados ni delatados. Hasta pasan por buenas personas.

Voy a explicar brevemente lo que entiendo como un gran delincuente, sea llevado hacia un juicio o no...Mi ejemplo es parecido a los actos e iniciativas que se aplicaron en Marbella y alrededores. Unas iniciativas que fueron demasiado exageradas, pero que se han estado aplicando sistemáticamente en muchos municipios...Pongo un ejemplo para aclarar lo que entiendo como un procedimiento legal de robo. Para mayor concreción voy a ir enumerando los puntos clave de este sistema y , a continuación, desarrollarlos.

1)Planificación y testaferros.

2)Lealtad y obediencia.

3)Paciencia.

4)Disciplina, determinación y autodeterminación.

5)Táctica y Estrategia.

6)Chivo expiatorio, o chivos expiatorios para emergencias y errores gordos.

7)Discreción y sumisión ante denuncia con poder.

Paso ahora a desarrollar estos maquiavélicos puntos:

1)Para robar sin ser pillado, desde el poder público o político, el asunto no puede notarse mucho; así pues se hace necesario un buen plan con un buen conocimiento de las leyes vigentes, algo de dinero para gastos a medio plazo, y personas de confianza , o testaferros, que harán de puente en los movimientos de documentos y dinero. Movimientos legales de dinero y documentos, evidentemente.

La planificación debe realizarse a medio plazo, contando por ejemplo con los huecos legales como la prescripción, o caducidad, de ciertas actividades ilegales o incorrectas. Hay faltas que prescriben mientras otras nunca lo hacen. Es un asunto muy gracioso , un asunto justificado en argumentos arcaicos como la capacidad de almacenamiento de facturas o documentos vinculantes en el tiempo.

Dicha planificación debe poseer varios momentos de cambio, o puntos críticos, en que se pasa de una fase a la siguiente. Estos cambios de fase suponen momentos delicados que deben ser activados por el líder del procedimiento y, evidentemente, secuenciados por sus secuaces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario