4 de marzo de 2021

Pistis Sophia 55.2: El fuego sabio.

 

Bueno. Bueno. Bueno. Retomo el análisis Carenado de este texto apócrifo que tanto me gusta. Mientras he estado con las entradas Careagua he leído a varios autores, de revistas esotéricas como Año Cero y Más Allá, y me he acordado mucho de Pistis Sophia. Este texto que estoy compartiendo y analizando en el tiempo, entiéndase Pistis Sophia, constituye un documento más reciente que los evangelios admitidos por la iglesia, o evangelios canónicos. Tras la lectura de esos artículos de revista he leído la idea de Mito, la idea de que el Cristo fue un Mito antes que una realidad histórica. También he leído la idea de que la Virgen María era virgen y vino de madre virgen. En mi caso, después de leer estas consideraciones, sigo creyendo que si el Cristo es un Mito, me parece genial el mensaje implícito en sus enseñanzas o apostolado que aparecen en los diferentes evangelios; y si fue una realidad ,que no gustó a los judíos porque no les cuadraba el mensaje del presunto mesías, me sigue pareciendo genial el mensaje implícito en sus enseñanzas o apostolado donde, entre otros documentos históricos, está este que voy analizando poco a poco desde el interior, desde el exterior, y filosóficamente. Así pues, más allá de analizar la credibilidad o no de este documento entre muchos, comienzo el análisis sistemático del reciente fragmento que he etiquetado como 55.x.

Interiormente Israel son todos los entes, entiéndase básicamente demonios, que habitan dentro de cada uno de nosotros. Esta petición, que no deja de ser un tipo de oración, se basa en el arrepentimiento y en la solicitud de ayuda piadosa. Tras pedir, y pedir, el Señor vendrá , acudirá, en la ayuda del orador, o la oradora -evidentemente. Acudirá en la ayuda de aquellos destinatarios de la petición. Es decir, hay que tener paciencia durante la disolución de los egos, o yoes internos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario