23 de febrero de 2021

Informe Careagua 10. Metáfora explicativa 1. Reflexión.


Aquí en la Mancha es necesaria la calefacción a finales de otoño y casi todo el invierno. Esta circunstancia es ineludible dadas las circunstancias del tiempo local. Para calentar las casas, pues pisos hay menos, hay varias fórmulas que los propietarios han ido implementando en el tiempo de las cosas, o en el espacio-tiempo de los acontecimientos vitales.

Hay técnicas de caldeo con muchas ventajas económicas a costa de un mayor esfuerzo por parte de los habitantes del inmueble, ya sean inquilinos o propietarios.

También hay técnicas de caldeo mas caras , y cómodas, que apenas requieren esfuerzo por parte de los susodichos.

En el sentido económico expreso esta metáfora, y a modo de ejemplo, quiero dar a entender que la auto-generación de energía, con su consecuente ahorro económico, estaría reñida, si queremos precio, con un mayor trabajo por parte del usuario, siquiera al principio o en primera instancia. Evidentemente, este funcionamiento es considerable y útil hasta un límite de tiempo y de trabajo. Cada persona tiene que sopesar pros y contras. El habitante no va a ponerse a pedalear sobre un generador para autogenerar su propia energía. Tampoco se trata de eso.

Voy al grano.

La opción más económica en la zona pasa por quemar ceporros secos troceados , y previamente almacenados, en una chimenea o , mejor, en una estufa de leña con boca de entrada grande. Este tipo de calefacción requiere un trabajo que acapara las siguientes necesidades: espacio de almacenaje y manipulación, sistema económico de recolección y transporte de ceporros, normalmente un carro homologado junto a un coche con bola, y tiempo personal para realizar estas tareas. Si estos requisitos se cumplen supone un buen ahorro económico para toda la temporada, y para toda la familia.

En base a mi experiencia esta opción supone un ahorro que oscila entre los 2000 y 3000 euros por temporada, sin conocer ,actualmente, el coste del gas ciudad que se usa en estos menesteres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario