11 de diciembre de 2020

Pistis Sophia 53.5: La importancia de la oración.

 

¡Vaya! Felipe, tal como otros discípulos, vuelve a remitirse al Antiguo Testamento. Todos los discípulos lo conocen bastante bien. La verdad es que tengo prejuicios respecto al Antiguo Testamento porque nunca he tenido interés por él , lo siento. Ha sido el Nuevo Testamento el que he leído casi por completo. Sinceramente, el Nuevo Testamento es un documento mucho más amable , más centrado en el amor al prójimo y en su gestión, antes que en ideas de venganza o miedo a Dios . La pasión del Cristo ,y todo su entorno histórico o presumible-mente histórico, es lo más duro y lo más idolatrado, cosa que siempre me ha sorprendido. El fervor por la pasión y el olvido de la resurrección me han hecho cuestionarme muchos asuntos religiosos, y morales. Dicho esto, que no es algo nuevo en este entorno, comienzo con el análisis por partes desde mi humilde ignorancia y amplia curiosidad:

1- A nivel interno solo observo que Felipe expresa desde las palabras de David que en su miseria se humilla y se levanta a diario, además de orar tras haber sido arrastrado al “mundo inferior”. Evidentemente interpreto , en mi ignorancia esotérica, que el universo interior necesita una ayuda que se gestiona a través de la oración y del arrepentimiento, y que estas susodichas son las herramientas que permiten la ayuda a uno mismo y y la ayuda de seres superiores en iluminación a nosotros mismos (santos, ángeles, santas, maestros, seres queridos, Dioses, ancestros, etcétera). La oración puede ir enfocada a los hermanos del cosmos, donde uno de ellos fue, es, y será, el Cristo. Y digo el Cristo porque, para mí, es un referente moral muy confiable en base a lo que me enseñaron en el colegio, y lo que aprendí en el voluntariado con los Padres Blancos misioneros de África. El Cristo intimo, o interior, es muy importante.

Resumiendo, interiormente es necesario tomar conciencia de los errores, o pecados, pedir perdón y arrepentirse. Nada nuevo. Nada que no se haya expresado anteriormente en este texto, o en otros textos cristianos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario