30 de noviembre de 2020

Pistis Sophia 53.2: Tres testigos.

 


Capítulo 43

María interpreta las palabras de Jesús relativas a los tres testigos

Cuando Jesús hubo concluido, dijo a sus discípulos:”El que tenga oídos para oír, que oiga”.

María se adelantó de nuevo, dio unos pasos a mitad de la reunión y se colocó junto a Felipe, diciendo a Jesús: “Mi señor, la luz que mora en mi tiene oídos y yo estoy pronta a escuchar a mi poder; he comprendido la palabra que has pronunciado. Ahora pues, mi Señor, escucha mi sincero discurso, tú, que nos has dicho: ”El que tenga oídos para oír, que oiga”.

Como has dicho a Felipe: “Sois tú y Tomás y Mateo a quienes el Primer Misterio manda escribir todos los discursos del reino de la Luz y ser testigos”, escucha entonces y que yo proclame la solución de esas palabras. Son las que tu poder luz profetizó antes a través de Moisés: “Todo asunto se establecerá mediante tres testigos”. Los tres testigos son Felipe,Tomás y Mateo”.

Como estoy haciendo en las últimas esntradas de Pistis Sophia. Realizo un inciso de reflexión y análisis sobre estas últimas palabras escritas en este precioso libro.

1-Interiormente solo puedo decir que me asusta el número de elementos o partes que, presumible-mente y a nivel esotérico, forman parte de todo ser humano o bicho, que también sirve.

Ignoro completamente como encajar estos tres escribas, que también son testigos , a nivel de universo interno. Comienza a superarme la existencia de tantos constituyentes internos de manera que lo que consideraba que era sencillo, el análisis del universo interior poco a poco, se va convirtiendo para mi , sinceramente, en algo enrevesado y lioso. No comprendo en qué puede favorecer tanta diversidad dentro del universo interior de cada ser humano de este precioso planeta.

No obstante, hay algo que destaca a nivel interior en todos los discípulos, y es el afán por participar en las clases. Felipe, entre otros, lo deja claro con sus palabras: “mas mi espíritu frecuentemente ha ardido en mí, constriñéndome y a adelantarme aquí y a decir la solución del arrepentimiento” . Está muy claro que los discípulos comparten un profundo interés por aprender con el maestro entre maestros. Esa actitud, prácticamente constante, es el evento más interesante que sucede dentro de cada discípulo que participa. Ese afán por saber y participar es, sinceramente, lo más sobresaliente a nivel interior que puedo observar durante estas lecturas. Esta constante pasión es bella y preciosa. Es lo ideal para todo maestro que se preste. Tener el interés de los discípulos por las reflexiones que van apareciendo es maravilloso. Esto es aplicable en estos asuntos esotéricos internos, y en cualquier otro asunto que busque la enseñanza y el aprendizaje.

Pido perdón si algunas de estas palabras anteriores han ofendido a alguien. Ese no era mi propósito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario