30 de noviembre de 2020

Pistis Sophia 53.1 : Tres escribas.

 

Capítulo 42

Cuando Jesús hubo dicho estas palabras a sus discípulos, prosiguió: “Quien tenga oídos para oír, que oiga; y que aquel en quien el espíritu arde, que venga adelante y diga la solución de la idea del quinto arrepentimiento de Pistis Sophia”.

Felipe, el escriba, se queja

Y cuando Jesús concluyó de decir estas palabras, Felipe se adelantó, levantó y bajó el libro que llevaba en su mano -pues es el escriba de todos los discursos dichos por Jesús y de todo lo que hizo-. Felipe se acercó pues, y le dijo:” Mi Señor, seguramente no es a mi solo a quién has encargado ocuparse del mundo y escribir todos los discursos que pronunciaremos y haremos todos nosotros; y sin embargo tú no me has hecho venir aquí a decir la solución de los misterios del arrepentimiento de Pistis Sophia, mas mi espíritu frecuentemente ha ardido en mí, constriñéndome y a adelantarme aquí y a decir la solución del arrepentimiento de Pistis Sophia; y no he podido hacerlo porque soy el escriba de todos los discursos”.

Jesús explica que los escribas asignados son Felipe, Tomás y Mateo

Y sucedió entonces, cuando Jesús escuchó a Felipe, que le dijo: “Escucha Felipe, bendito, con el que hablo: sois tú y Tomás y Mateo, a quienes el Primer Misterio manda escribir todos los dicursos que yo diré y todo lo que yo haré, y todas las cosas que veréis. Más en cuanto a ti, el número de discursos que has escrito no está aún completo. Cuando lo esté, vendrás y proclamarás lo que te plazca. Ahora y por tanto, vosotros tres habréis de escribir todos los discursos que yo diré, todas las cosas que yo haré y que vosotros veréis, a fin de que podáis ser testigos de todas las cosas del reino de los cielos”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario