25 de noviembre de 2020

Pistis Sophia 52.2: El quinto arrepentimiento.

 

Y tu espíritu se ha alejado, abandonándome. Y aún más , por tu mandato las emanaciones de mi aeón no me han ayudado, me han detestado y separándose de mí, y aún así no estoy totalmente destruida.

Y mi luz ha disminuido en mí, y yo he clamado por la luz que aún hay en mí, he elevado mis manos hacia ti.

Ahora y por tanto ,¡oh Luz!, ¿no cumplirás tu mandato en el caos, y los mensajeros que vienen de acuerdo a tus mandatos no se elevarán en la obscuridad y vendrán, y serán tus discípulos?

¿No gritarán el misterio de tu nombre en el caos?

¿O no pronunciarán quizá tu nombre en una materia del caos en la que tú (tú mismo) no te purificarás?

Mas yo te he cantado alabanzas, ¡oh Luz! , y mi arrepentimiento llegará a ti en la altura.

Deja que la luz venga a mí.

Pues ellos han arrebatado mi luz, y estoy en pena a causa de la luz, desde el momento en que fui emanada. Y cuando he mirado la luz en la altura, he visto hacia abajo el poder de la luz en el caos; me he levantado y caído.

Tu mandato vino sobre mí y los terrores que tú decretaste para mi me llevaron al engaño.

Y rodeándome en gran cantidad , a manera de agua, se han mantenido junto a mi todo el tiempo.

Y por tu mandato tú no has hecho que las emanaciones de mis compañeros me ayuden, ni que mi pareja me salve de mis aflicciones.

Este es pues, el quinto arrepentimiento que Pistis Sophia expresó en el caos, cuando todas las emanaciones materiales de Obstinado continuaban oprimiéndola”.

Bueno. Este quinto arrepentimiento de Pistis Sophia parece surgir de una situación menos desesperada de Sophia. Sus gritos han bajado en frecuencia e intensidad, y sus palabras toman una nueva ruta. Un camino más tranquilo, menos desesperado; y lleno de oraciones que siguen pidiendo ayuda. La esperanza de la intervención del Primer Misterio gana fuerza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario