9 de noviembre de 2020

Pistis Sophia 50.5 : Cuarto arrepentimiento de Sophia.

Respecto a este capítulo 39: el cuarto arrepentimiento de Sophia:

1- Interiormente escribiendo. El sufrimiento de Sophia, tras su caída, es tremendo. El Alma sigue pidiendo ayuda desde su arrepentimiento, desde su bajo aeón o nivel. Pide ayuda a la luz para poder llegar de nuevo al decimotercer aeón, para poder incrementar su luz, su nivel de conciencia. Para crecer. Parece que el arrepentimiento liberará el poder atado , o encadenado, de Sophia, a fín de cuentas el alma de todos los seres caídos de una forma u otra en su infierno interior.

2- Exteriormente escribiendo. El asunto se complica. En esta ocasión la lucha es tremenda y la materia vuelve a ser considerada como una “bajeza”. Digamos que la materia, y sus leyes, constituyen la consecuencia de la caída desde un estado superior de existencia del ser humano que se preste, en este caso. Las jerarquías superiores, entre ellos Obstinado, no dan tregua a los que aspiran a una mejor condición. No quieren amenazas a su estatus-quo. El miedo y el poder de Obstinado, a fin de cuentas un ente que no quiere que Sophia crezca, han llevado a nuestra protagonista a seguir pidiendo ayuda y compasión por todos los medios. Evidentemente, ella pide ayuda a entes que están por encima de Obstinado, y parece que poco a poco le va funcionando la idea. El arrepentimiento de los que están en las regiones inferiores es parte de la clave necesaria para la liberación de los caídos en nuestra materia (presumiblemente la tercera dimensión más el tiempo, nuestra realidad más próxima).

3-Reflexión Carenada. Si hay algunos significados interesantes en este capítulo 39 , son la constancia, un valor que está presente en toda esta obra, y la esperanza alimentada desde pequeños detalles que van cambiando. Se nota un olor especial, donde la petición de ayuda parece que es considerada y tenida en cuenta, pero hay que esperar. Hay que tener paciencia. Esta situación actual me recuerda a lo que quedó en el Arca de la Alianza cuando fue abierta: “La Esperanza”. La caída en desgracia de la protagonista, su petición de ayuda, y su constancia , van incrementando su esperanza. Va pareciendo que la ayuda está en camino. Lo que sigo sin comprender es lo que ganan los entes como Obstinado. ¿Qué ganan los daimones , o demonios, con su actitud? Sigo sin comprenderlos bien. O como me gusta decir repetidamente: ¡No lo veo! ¡Qué dejen en paz a todos los otros seres ya! ¡Basta! ¡Ya está bien de provocar sufrimiento ajeno! ¡Ya está bien de poner trampas!

Saludos a todos los seres de todas las dimensiones existentes. Por favor, dejad de enredar la guitas. Gracias. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario