9 de noviembre de 2020

Pistis Sophia 50.4 : Cuarto arrepentimiento de Sophia.

Y me he vuelto como un decano que está solitario en el aire. Las emanaciones de Obstinado me han oprimido y mi par se ha dicho a sí mismo:”En vez de la luz que había en ella, ellos la han llenado de caos”. He devorado lo dulce de mi propia materia y la angustia de las lágrimas de la materia en mis ojos, para que aquellos que me oprimen no puedan quitarme el resto.

Todo esto ha caído sobre mi, ¡oh Luz!, por tu mandato, y es por tu mandato que estoy aquí.

Tu mandato me ha traído abajo y estoy en descenso como un poder del caos, y mi poder está paralizado en mí.

Pero tú, ¡oh Señor! , eres Luz eterna, y visitas a aquellos que están oprimidos para siempre.

Ahora y por tanto, ¡oh Luz!, surge y busca mi poder y el alma que está en mí. Tu mandato está cumplido, el que tú decretaste para mí en mis aflicciones. Mi momento ha llegado, aquel en el que tu habrías de buscar mi poder y mi alma, y este es el momento decretado por ti para buscarme.

Pues tus redentores han buscado el poder que está en mi alma, porque el número está completo, y a fin de que también su materia sea salvada.

Y entonces, en ese momento, todos los regidores de los aeones materiales sentirán temor de tu luz, y todas las emanaciones del decimotercer aeón material sentirán temor del misterio de la luz, de manera que los otros puedan lograr la purificación de su luz.

Pues el Señor buscará el poder de tu alma. Él ha revelado su misterio.

Para que pueda observar el arrepentimiento de aquellos que están en las regiones inferiores; y él no ha ignorado su arrepentimiento.

Este es, pues, ese misterio que ha llegado a ser tipo con respecto a la raza que habrá de nacer; y la raza que habrá de nacer cantará alabanzas a la altura.

Pues la luz ha visto hacia abajo desde la altura de su luz. Mirará hacia abajo a la materia total.

Para oír el suspiro de aquellos que están en cadenas, para liberar el poder de las almas cuyo poder está atado.

De manera que pueda poner su nombre en el alma y su misterio en el poder”“

No hay comentarios:

Publicar un comentario