25 de octubre de 2020

Pistis Sphia 48: Capítulo 36

 


Capítulo 36


Pedro se queja de María

Y cuando Jesús terminó de decir estas palabras a sus discípulos, le dijo: “¿Comprendéis la forma en que discurro con vosotros?”

Pedro se adelantó y dijo a Jesús: Mi Señor, no soportaremos a esta mujer, pues nos quita la oportunidad y no nos ha dejado hablar a ninguno de nosotros, ya que discurre muchas veces.

Y Jesús, respondiendo, dijo a sus discípulos:”Dejad que aquel en quien habrá de agitar el poder de su espíritu se adelante y hable, para que comprenda lo que dijo; más ahora ,Pedro, veo que tu poder en tí ha comprendido la solución del misterio del arrepentimiento que Pistis Sophia pronunciara. Por tanto, Pedro, expresa ahora la idea de su arrepentimiento, en medio de tus hermanos”.

Pedro interpreta el segundo arrepentimiento en el Salmo LXX

Y Pedro respondió diciendo a Jesús: “ ¡Oh Señor!, escucha, pues podría decir la idea de su arrepentimiento, del cual tiempo antes tu poder profetizó a través del Profeta David, quien expresó este arrepentimiento en el Salmo Septuagésimo: “¡Oh Dios, mi Dios!, he confiado en ti; no permitas que sea puesto en desgracia para siempre. Sálvame en tu virtud y líbrame; inclina tu odio hacia mí y sálvame. Sé para mí un Dios fuerte y un firme lugar en el cual refugiarme, pues tú eres mi fuerza y mi refugio. Mi Dios, sálvame de la mano del pecador y de la mano del transgresor y del impío uno. Pues tú eres mi resistencia, ¡oh Señor! , tú eres mi esperanza desde mi juventud. Yo mismo me he confiado a tí desde el vientre de mi madre; tú me has sacado del vientre de mi madre. Mi recuerdo eres siempre tú. He llegado a ser un loco para muchos, tú eres mi ayuda y mi fuerza, tu eres mi redentor, ¡oh Señor! ”...”

Desde mi carenada visión de las cosas aparece el “pique” entre compañeros. Vuelve a ser una actitud muy humana. Tremendamente humana. Me gusta muchísimo que Pedro sea sincero y suelte su ponzoña demostrado su conocimiento de las antiguas escrituras, aunque ignoro si está respondiendo a la pregunta del maestro Jesús. Aunque me parece que no, siquiera a mí.

¿A dónde quiere llegar Pedro? No leo, hasta este momento, la idea de arrepentimiento por ningún lugar. Seguramente sea porque no me entero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario