25 de octubre de 2020

Pistis Sophia 49: Perfeccionar.

 


Capitulo 37


Jesús promete perfeccionar a los discípulos en todo

El Salvador respondió a Pedro diciéndole: “ Muy bien, Pedro; esta es la solución de su arrepentimiento. Bendito seas ante todos los hombres de la tierra porque yo te he revelado estos misterios. Amén, Amén te digo: Te perfeccionaré en toda plenitud desde los misterios del interior, hasta los misterios del exterior y te llenaré con el espíritu, de manera que serás llamado “espiritual, perfeccionado en toda plenitud” . Y Amén, Amén, te digo: Te daré todos los misterios de todas las regiones de mi Padre y de todas las regiones del Primer Misterio, de manera que aquel que tú admitas en la tierra , admitido será en la luz de la altura; y aquel a quien expulses en la tierra, expulsado será del reino de mi Padre en el cielo. Pero escucha, por tanto y da oidos atento a todos los arrepentimientos que Pistis Sophia expresara”.

Antes de continuar con las palabras de este capítulo 37 quiero hacer un inciso. El Cristo le da “pomadita” buena a Pedro . Un trato en que alaba su actitud y aprendizaje con gran cariño y muchas promesas. Vale. Lo comprendo. Me parece muy bien. Genial. Tiene mucha lógica humana. Supongo que más adelante El Cristo hablará de la misericordia con los caídos. ¿O esa misericordia ,con arrepentimiento, es una fantasía Carenada?

Otro aspecto muy importante es cuando el Cristo dice: “ Te perfeccionaré en toda plenitud desde los misterios del interior, hasta los misterios del exterior,...” Evidentemente está expresando que ambos misterios son importantes. ¡Ambos! Así pues deduzco que el buen discípulo debe tener en cuenta los dos universos. Entiéndase el interior y el exterior. Y en ambos la PAZ y el PERDÓN deben ser la máxima zanahoria , o la máxima aspiración. A mi entender, evidentemente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario