14 de julio de 2020

Sun Mulas Todas 14




Cuando estos cinco tipos de agentes están actuando a la vez sin que nadie conozca sus procedimientos se les llama “la divina red” y constituyen el tesoro más valioso de un soberano”

No puedo dejar de reírme a carcajadas batientes. En el presente, en los estados modernos...¿Quién paga las facturas? ¿Los contribuyentes pagan “la divina red”? ¡Venga ya! Mis carcajadas se oyen hasta en el mundo de las Ideas de Platón.

Los agentes indígenas proceden del país enemigo”

Los agentes internos son funcionarios enemigos empleados por nosotros”

Los agentes dobles son espías enemigos utilizados por nosotros .
Cuando el enemigo envía espías para fisgonear lo que hago y dejo de hacer, los obsequio generosamente y los hago volver convertidos en agentes míos”

Los agentes desechables son aquellos de nuestros espías a los que deliberadamente proporcionamos informaciones falsas”

Escogeremos hombres inteligentes, dotados, prudentes y capaces de abrirse camino hasta aquellos que, en el bando enemigo, tratan íntimamente al soberano o a miembros de la nobleza. De esta manera pueden observar los movimientos del enemigo y tener conocimiento de sus movimientos y planes. Cuando conocen la situación real, vienen a informarnos. Por esto se les llama “agentes flotantes” ”

Aunque todo esto recuerde las aventuras de Ethan (Misión Imposible) o del 007, no deja de ser una forma repugnante de gestionar los Estados y Países. Los Agentes Secretos, o los Agentes de Inteligencia, representan lo que somos como sociedad...¡Homos Estupids en toda regla! ¡Bichos! Aunque todo esto se decore de honor y prestigio, no es más que una justificación cinematográfica del sistema político y socieconómico injusto en que vivimos. Existe una gran falta de Justicia Social Global y eso, enfocado mal o enfocado humanamente -que es lo mismo-, genera violencia e intento de control social , espionaje de los grupos en litigio irresoluble... ¡Todo el mundo quiere ganar en los acuerdos! ¡Todo para mí y el resto, pues también! ¡Si tiene que morir gente, pues que muera, y que dicha gente no sea la mía, que sea la del otro! Somos un encanto de facto. Encantadores...

No hay comentarios:

Publicar un comentario