14 de julio de 2020

Sun Mulas Todas 13




A fecha de hoy el fuego que conozco surge de : pirómanos , accidentes (naturales o artificiales), o intereses turbios de algunos bichos o congéneres. Recuerdo hace unos años un incendio que surgió cerca del parque Doñana en el que no pudo intervenir un equipo concreto de bomberos. Realizaron su queja a través de las redes sociales. Tras horas de espera no recibieron la orden que estaban esperando, y mientras se quemaban los árboles. ¿Por qué? ¿Subvenciones? ¿Intereses oscuros? ¿Incompetencia? ¿Por qué no fue de su competencia aquel incendio tan mediático?
También recuerdo un incendio de verano en El Campillo (Huelva). Arrasó con un montón de huertos que, curiosamente, molestaban a muchos vecinos.

Existen épocas favorables y días apropiados para atacar con fuego”

Respecto a la idea esotérica de fuego, no ha lugar en este antiguo libro centrado en la guerra , o en los asesinatos justificados de seres humanos dentro de una convivencia territorial pésima, dentro de una convivencia de odio, dentro de una convivencia de avaricia desaforada, ...o dentro y fuera de ninguna convivencia.

Ahora llega uno de los momentos estelares del libro. Esta sección no tiene ningún desperdicio pues , entre todas las secciones, es la que en la actualidad está más en vigencia. Sin duda, es la que actualmente está más en uso. Viene a ser como el papel higiénico de tres capas. La sección se llama: El Uso de Agentes Secretos.

Pues si el príncipe sabio y el general experto derrotan al enemigo cada vez que pasan a la acción, si sus hazañas salen fuera de lo común , es gracias a la información previa”

¡Toma ya! Esta proposición es extrapolable hacia cualquier estructura organizativa con poder de tipo jerárquico, estructural o funcional.

Se enumeran cinco clases de agentes secretos que se pueden emplear: los agentes indígenas, los interiores, los dobles, los desechables y los flotantes.”

¡Guauuu! ¡Qué diversidad de bichos! Y yo que pensaba que la información y el conocimiento eran para compartirlos con los demás. ¡Jajajaja! ¡Qué inocente soy!

No hay comentarios:

Publicar un comentario