27 de julio de 2020

Normas de Tráfico 2


Evidentemente que exprese estas consideraciones no supone que sea un conductor perfecto. También he realizado pequeñas infracciones adelantado. No puedo negarlo . Recuerdo una ocasión en que estaba obsesionado con la idea de ser fotografiado por un radar móvil durante un adelantamiento , con la escusa de esa preocupación tardé varios minutos en adelantar a un vehículo en una autopista. Circulaba puntualmente a 130 Kilómetros por hora y estuve observando el morro del coche que estaba adelantando por si veía alguna protuberancia o radar en dicho morro. Durante mis observaciones no aceleré más y el adelantado tampoco varió su velocidad durante un tiempo. Quedamos empatados durante un rato, quizás varios minutos. Al final ,el adelantado me dio una ráfaga de luces y bajó un poco su velocidad. Gracias. Tras ese gesto pude adelantarlo finalmente. Tengo que reconocer que mi actitud ante el miedo a una multa, por exceso de velocidad, me hizo generar una situación incómoda con final feliz.

No puedo dejar de expresar una de las maniobras más arriesgadas que observo al circular . Y no es la primera vez que la menciono por este entorno. A parte de la señal más crítica para mí que es la de stop, la que me da más miedo, por ser más frecuente, es la del ceda el paso. Voy ha realizar una reflexión en torno a ella.

Muchos carriles de aceleración e incorporación parecen calculados para acceder a la pista, o carretera, a la velocidad limitada que ha sido indicada anteriormente para los vehículos que circulan con prioridad y que, evidentemente, suele ser una velocidad que no es respetada salvo que haya un radar. Así pues los cálculos de tiempo y aceleración durante la incorporación son críticos cuando uno observa vehículos que se aproximan a nuestra posición. También podrías ponerte a esperar en el carril de aceleración hasta que no viniese nadie, con el riesgo que supondría cuando otro conductor quisiera incorporarse a la misma vía que tú  mientras estás detenido en el carril. ¡Ufff!

No hay comentarios:

Publicar un comentario