25 de junio de 2020

Sun Mulas Todas 9




Usar la falsedad es un asunto controvertido que es mejor no utilizar aunque actualmente , por ejemplo, se utiliza excesivamente en las redes sociales para: desacreditar, llamar la atención, conseguir visitas, conseguir opinión o su contrario: cambios de opinión...Es evidente que las redes sociales se han convertido en un campo de batalla de noticias falsas, noticias politizadas, noticias “marketing”, y noticias sesgadas que, según quien las cuente, dicen una cosa o dicen la contraria. Vivimos un momento de guerra de la información y, evidentemente, de desinformación. Es muy lógico, aunque moleste, que haya una parte de la población que desconfíe de las noticias oficiales y, evidentemente, de las no oficiales. Es muy lógico enganchar alguna teoría de la conspiración cuando la información es un instrumento de guerra virtual e ideológica donde todos los partidos políticos, y muchas asociaciones y organizaciones, participan sin pudor. Y entiéndase como asociaciones y organizaciones: estados, naciones y todos sus derivados: FMI, OTAN, ONU, Agencias de Inteligencia, Administraciones, Grupos de presión, ONGs ,etcétera.

En las sección Las Nueve Variables , concretamente en la página 100, aparece una frase muy interesante: “Hay casos en los que las órdenes del monarca no han de ser ejecutadas necesariamente” Una frase que me resulta difícil de entender dado que , supongo, no soy aún, y espero que nunca, un ser beligerante. Simplemente, me suena a indisciplina justificada ante ciertas circunstancias bélicas. ¿Indisciplina? ¿Qué raro? ...Poco más puedo decir. Hasta el momento es la primera proposición del libro que me supera , que no alcanzo a entender completamente por su rareza.

En la parte final de esta sección resultan de mucho interés las cinco cualidades que son peligrosas en un general:

1-Si es arriesgado, puede perder la vida.
2-Si es cobarde, será hecho prisionero.
3-Si es colérico, podrá ser ridiculizado....es impulsivo... No considera las dificultades.
4-Si tiene un sentido del honor demasiado susceptible , se le puede calumniar.
5-Si tiene un espíritu compasivo, se le puede hacer sufrir...

Estos cinco rasgos son graves defectos en un general y en las operaciones militares, son desastrosos.”

Sun Mulas Todas 8

En la página 81 aparece una idea que solo puedo transcribir pues, sinceramente, tiene una lógica bélica e ideal. ¿Es una proposición realmente realizable? “Por esto, cuando he logrado una victoria, no repito la misma táctica otra vez, sino que, respondiendo a las circunstancias , modifico mis métodos hasta el infinito.”

En la sección Maniobras llama mi atención un breve párrafo “Los que ignoran las condiciones geográficas- montañas y bosques, desfiladeros peligrosos, ciénagas y pantanos- no pueden dirigir la marcha de su ejército.”

Esto me suena a Vietnam y al fracaso del ejército norteamericano por el desconocimiento del terreno, entre otros factores. Esta proposición va en contra del ego de la superestructura militar de aquel momento histórico , y me anima a pensar que los fuertes no tienen porqué ganar las batallas siempre. También me recuerda al personaje de El Mulo de la trilogía de la Fundación de Asimov. Un solo individuo desequilibra los planes de la 1ª Funcación para los próximos mil años de la Vía Láctea...y, evidentemente, pasan más cosas. Así pues este breve párrafo sigue siendo una asignatura pendiente en muchas guerras actuales.

Aunque la palabra guerra me de urticaria, no puedo negar su horrible existencia. No puedo negar que las palabras de Suz Tzu siguen siendo más importantes que las de Confucio. Es repugnante. No me arrepiento de expresar mi pertenencia a la especie mojonera Homo Stupid. Lo siento si ofendo a alguien con esta repetida idea. Discúlpeme. Discúlpenme.

En la página noventa del libreto, dentro aún de Maniobras, aparece una nueva joya de la ética humana: “Pues la guerra se basa en la falsedad. Desplázate cuando te convenga y crea cambios de situación mediante la dispersión o la concentración de las fuerzas”

Evidentemente la palabra falsedad está en el diccionario. Es una palabra , e idea, muy al uso. Sus connotaciones éticas son maravillosas por su inexistencia. En mi visión de las cosas la falsedad puede ser útil en legítima defensa, pero tiene que ser una proposición falsa, coherente, y puntual.

Sun Mulas Todas 7

Y el segundo, que es corolario del primero, posee un significado de peso semejante: “Por eso, los que son expertos en el arte militar conducen al enemigo al campo de batalla y no se dejan atraer por él” .
Estas dos proposiciones , la última de la entrada anterior y esta susodicha, constituyen estrategias normalizadas muy aplicadas por las multinacionales cuando entran en un mercado nuevo, o en un mercado a conquistar. Me remito a los ejemplos recientes que subí a este entorno y que afectaron a pequeñas empresas manchegas cuando llegó el mercado único , europeo, a esta España nuestra.

Aunque copiar algunos párrafos del libreto protagonista de esta saga es un incordio, porque se cierra constantemente como impidiendo mis transcripciones puntuales de él, no puedo dejar de copiar esta nueva proposición con toda su crueldad ética e, incluso, moral: “El que acomete con fuerza irresistible se abalanza sobre los puntos débiles del enemigo ; el que no puede ser perseguido cuando se bate en retirada se desplaza con tal velocidad que no puede ser alcanzado”

Es curioso lo de los puntos débiles. En múltiples ocasiones deportivas y empresariales , que son más chungas, abalanzarse sobre los puntos débiles de la competencia es loable e, incluso, lógico y normal. Más allá de la utilidad de esta idea en la guerra, o en los mercados , o en las competiciones deportivas, me sigue molestando su practicad y ejercicio actual. Su estado de vigencia social. Que se use en el deporte tiene un pase, pues solo está en juego la victoria y el éxito simbólico sin derramamiento de sangre y con movimiento de dinero...Pero que se use en los mercados , para incrementar la concentración de poder económico, o se use en las guerras, con el derramamiento de sangre consecuente, me parece horrible e, incluso, nauseabundo. Sinceramente es cuestión de nausea, egoísmo, e insensatez.

Sun Mulas Todas 6

Continuando con las palabras escritas del libro de Sun Tzu , en la página 71 del libreto, dentro del apartado Energía, vuelve a llamar mi atención lo que sigue:

Así el verdadero método, cuando hay que mandar hombres, consiste en utilizar al avaro y al tonto, al sabio y al valiente y dar a cada cual la responsabilidad en las situaciones que le convienen. No ordenéis a la gente tareas que no puedan cumplir. Haced una selección y dad a cada cual responsabilidades adecuadas a su capacidad”

Hasta el momento , más allá del belicismo urticante del contenido del libro en cuestión, esta es una de las proposiciones más interesantes del documento. No obstante, no tiene en cuenta que las personas pueden evolucionar a mejor , a peor , o a distinto (aquellos cambios posibles que no son mejores ni peores, o que simplemente son). Este aspecto variable de las personas también debe ser tenido en cuenta a medio y a largo plazo aunque, evidentemente, en un momento concreto del espacio tiempo de la vida de las personas, es muy correcto pensar: “No ordenéis a la gente tareas que no puedan cumplir”.

Tengo que reconocer que en muchos aspectos de la vida, cuando se trata de gestionar grupos de personas más o menos numerosos, es mejor no ordenar a la gente tareas que no puedan cumplir. La distribución de responsabilidades es un asunto peliagudo. Doy fe después de los años de existencia que tengo, junto a todas mis experiencias buenas y perturbadoras.

En el apartado Puntos débiles y Puntos fuertes el primer párrafo no tiene desperdicio: “Por norma general, el que ocupa primero el terreno y espera al enemigo tiene la posición más fuerte; el que llega más tarde y se precipita al combate se halla debilitado” .