29 de mayo de 2020

Sun Mulas Todas 4



Evidentemente no me equivoco cuando al hablar de mi especie la denomino “homo estupid”. Lo siento . Nuestros actos sanguinarios , como especie, apoyan esta idea con gran facilidad. Somos unos majaderos, unos egoístas, unos sinvergüenzas, unos bichos. Los principios antiéticos son los que dominan los grandes mercados y sus estrategias. Da mucho asco.
Aunque este libro sigue siendo un manual lleno de despropósitos, no veo que el crecimiento como especie de la humanidad sea algo posible a corto o medio plazo si se tienen en cuenta muchas proposiciones de este libro. Es deprimente observar que la mezquindad reina y es publicitada, dejando el esfuerzo y la honradez , incluso la generosidad, en un segundo o tercer plano. ¡Basta!

En el apartado de la Conducción de la Guerra, en la página 39 del libreto, hay una nueva frase muy exquisita:

Se saquea al enemigo porque se desean sus riquezas.

Genial. Es una frase estupenda. Tiene una ética auténtica, una ética perfecta, un absurdo absoluto...
Sin embargo , de una forma u otra, es el propósito de unas cuantas guerras actuales, algunas de esas que tenemos en nuestro mundo en estos momentos. ¿Este es el futuro que queremos? ¡Venga ya!

Trata bien a los prisioneros y cuídalos.
Chang Yu:”todos los soldados hechos prisioneros deber ser cuidados con sincera magnanimidad, a fin de que puedan ser utilizados por nosotros.”

Esta proposición me sorprende un poco. Básicamente porque no es a lo que estoy acostumbrado a ver en las películas de guerra que , gracias a Dios o al Creador, no han sido demasiadas. Esta costumbre de tratar bien a los prisioneros debe ser exclusivamente china. Seguro.

En el apartado de La Estrategia Ofensiva, en la pagina 45 del libreto , hay una nueva frase curiosa:

Hacer prisionero al ejército enemigo es más conveniente que aniquilarlo;...

Bueno. Esto no parece tan malo o perverso. Lo que no termino de comprender es si realmente es posible un trato magnánimo al enemigo apresado. Suena a fábula antes que a realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario