28 de mayo de 2020

Sun Mulas Todas 1



Pasado el calor del “pvirus”, que no ha terminado de dar coletazos aún, inicio una saga de entradas dedicadas al análisis del siguiente libro:

SUN TZU. El Arte de la Guerra. Ediciones Brontes S.L.,2011

Es un libro económico que compré nada más verlo porque había visto películas, y había leído en diferentes entornos, muchas frases del susodicho como si se tratase de algo recomendable, razonable, considerable, o deseable...”ble”. Poco a poco, desde el más profundo sentido animal de mi sino, iré analizando párrafos de diferentes momentos del texto. Dado que mi única referencia es este documento , tengo que reconocer que perderé algunos detalles pero, a buen seguro, no perderé la idea general de cada una de sus proposiciones.

Evidentemente, antes de iniciar mi primera reflexión, es un libro que tiene mucho sentido como documento histórico pero , para un animal como yo que ama la paz y todo lo que rodea el concepto, es poco más que un libro histórico razonable dentro de su momento histórico . Lo siento enormemente, pero para mí la palabra paz no es ausencia de guerra o “batallitas” violentas. Probablemente todo lo que diga a continuación no tenga sentido , o incluso sea denso o redundante, pero, desgraciadamente, diré sin pudor lo que piense al analizar sus partes. Lo siento por los amantes de las ideas de este señor cuya existencia tampoco está clara. No hay consenso entre los historiadores. ¿Fue un personaje inventado por un general en jefe de Wu?

En las primeras páginas se compara con las historias noveladas de Homero, que son relatos violentos antes que documentos históricos. Y eso voy a hacer a mi manera. Evidentemente, muchas personas discreparán de un servidor pero, evidentemente, eso será algo normal. De todo hay en la viña del señor.

Aunque Sun Tzu pueda ser un Homero chino , de una China del siglo VI antes de Cristo con muchos reinos en guerra , eso no me impide un análisis actual. Nuestro hardware es el mismo, o bien parecido, al de los humanos que vivieron hace más de dos mil años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario