28 de abril de 2020

Pensamiento Único 15




Paralelamente a toda la paranoia que he compartido al respecto del pvirus, hay varios asuntos que han ido surgiendo después de algunas de las entradas. Por dicha razón los presento ahora para lo bueno y para lo malo, en la razón y en la sinrazón, en el acuerdo y en el desacuerdo. 

Hay una investigadora norteamericana que expresa sin pudor , entiéndase sin miedo, que el pvirus estaba en las vacunas de la gripe que se inyectaron a la población entre Octubre y Noviembre del año 2019. Y que ha sido activado con el estrés generado y general, y con otros medios menos ortodoxos que no voy a relatar. 

Lo curioso de esta hipótesis conspiranoica, e incluso asquerosa para muchas personas, es que se puede demostrar estadísticamente, o casi, si ha sido así o no. 

¿Cómo? Pues, estudiando la correlación entre cuantas personas han sido hospitalizadas por el pvirus, y cuantas de ellas se han vacunado de la gripe recientemente, podría averiguarse un porcentaje significativo, o no. Una correlación auténtica, o no. Es decir, podría averiguarse si estadísticamente están muy vinculadas. Un estudio estadístico de este tipo, o bien parecido, sería una buena forma de confirmar las sospechas , incluso conclusiones, de esta investigadora norteamericana. 

En el caso práctico de mi suegro, al que cuido junto a su hija que es una colaboradora alucinante, lo recibimos después de 10 días en el hospital y vino con una carta donde se indicaba la medicación nueva , 2 inhaladores y un antibiótico de amplio espectro , y se decía explícitamente, también, que siguiese tomando su medicación habitual, y eso hicimos. Tras varios eventos , o bajones, él no terminaba de recuperar. Horas después de las primeras pastillas de la mañana parecía que se iba a morir, se ponía fatal. Después de varias mañanas observando el mismo fenómeno decidimos tomarle la tensión y la tenía por los suelos. Dada la cadencia de esto, que sucedió varias mañanas con el susto como acompañante, consideramos que podía deberse a una de las pastillas matutinas. Tras leer los prospectos nos percatamos de que presumiblemente era la media pastilla de la tensión. Al día siguiente desestimamos esta pastilla y comenzó a recuperarse de forma mucho más significativa.De hecho comenzó a mejorar visiblemente día día. 

En el párrafo anterior solo quiero expresar que los médicos , para lo bueno y para lo malo, también se equivocan. Son humanos y deberían controlar mejor sus descansos. Les ruego desde aquí que terminen con las guardias frecuentes que incrementan, a buen seguro, los posibles errores. Los errores médicos son humanos , pero pueden minimizarse. Gracias.

Posdata: Evidentemente, un servidor también comete errores. Soy ,inevitablemente, un bicho humano más. Saludos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario