9 de abril de 2020

Pensamiento Único 10


La idea de servicio a los otros está degradada , y se ha cambiado por la idea de reconocimiento. Es decir, aunque no se me entienda o se me considere un envidioso: El reconocimiento está sobre-valorado respecto a servir a los otros como médico, como diplomado en enfermería, auxiliares, bedeles, etcétera...

Los trabajadores de la sanidad son trabajadores al servicio de la salud de sus conciudadanos, no al servicio de su ego. ¡Ojo! ¡Perro! ¡Muerde! Han elegido este camino asistencial, aunque les moleste esta palabra, y no deben perder el norte entrando en la vanidad y sus vicisitudes. Ya hay demasiados vanidosos. Evidentemente, estoy agradecido por su trabajo pero no deberían caer en lo que ha caído los políticos. ¡Ojo! Que la clase política está perdida hace mucho tiempo y por eso es tan criticada e ineficiente. Tal es el estado de degradación de la clase política que corremos el peligro de querer otro tipo de gobierno no democrático, o no representativo, o menos representativo...Algo , conociendo a la especie humana como la conozco, inadmisible. Debemos tener una democracia representativa de facto. Entiéndase mucho más representativa , antes que figurada y teatral, como es el caso en muchos países como el nuestro. ¡Los partidos políticos no son equipos de fútbol!

Otra solución es el acceso a la información sin censura. La idea de bulo, muy extendida, deja en entredicho la libertad de expresión. ¿De qué va esto? Muchas personas que escuchan y leen bulos declarados , por ciertas instituciones y personajes, no los entienden como tales, los entienden como soluciones alternativas. Y en muchas ocasiones las soluciones alternativas, cuando no hay otras, funcionan, y cuando hay otras “oficiales” son soluciones paralelas, cruzadas o transversales. Hay demasiados tipos inteligentes que solo ven y sienten su ego amplificado. ¡Cuidadin! Rápidamente usan términos como : charlatán, pardillo, influenciable, infantil, crédulo, inocente,...

Hay que tener mucho cuidado con las versiones oficiales. Si algo hacen los estados, y han hecho siempre o en múltiples ocasiones del pasado, es mentir a sus ciudadanos si lo han considerado necesario para justificar lo que tuvieran o tuviesen que justificar. ¡Ojo! ¡Perro! ¡Muerde! Maquiavelo, por ejemplo, defendería esta argumentación y otras parecidas para conversar “el reino”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario