29 de febrero de 2020

Tercera Edad 15


Al respecto de este mundo de la asistencia a domicilio, donde participan empresas subvencionadas por los municipios que han ganado concursos o subastas, particulares pagados por los propios asistidos, familiares implicados hasta la médula, y residencias de ancianos de todo tipo y coste, tengo que escribir que puede regularse mucho mejor aún hacia el bien común, antes que hacia el de unos pocos. Puede enfocarse hacia un mejor reparto de los recursos económicos , y públicos, en juego.

Bien es verdad que hay leyes de dependencia que permiten que las instituciones públicas, comunidades autónomas y ayuntamientos en este caso, inyecten dinero pero ¿Qué se hace con ese dinero inyectado? ¿Qué uso recibe? ¿Tienen que ser empresas con ánimo de lucro las que ganen los contratos? ¿De verdad? ¿Si no hay lucro la cosa no funciona? ¿Cuánto se paga por el número de horas que se subvencionan para asistencia domiciliaria? ¿Cuánto ganan los intermediarios? ¿Cuánto ganan las trabajadoras , mayoritariamente, finales? ¿Por qué estas concesiones sociales funcionan con parámetros como la construcción de infraestructuras, o el mantenimiento de estas? ¿En qué se parece un edificio a un pájaro?

Evidentemente no tengo acceso a los beneficios de las empresas intermediarias, esas que ganan concursos y contratan a las trabajadoras de turno u oportunas. ¿Hay información?

Desde aquí pienso que la idea ACAEDO es realizable desde una empresa gestora que solo sea levemente comisionista, entre el 3 y el 5 % de los recursos en juego. Evidentemente ACAEDO estaría enfocada a personas con pocos recursos económicos, o ninguno , que deseasen seguir viviendo en sus casas o pisos y que necesitasen algo más que una persona a ratitos. Sin quitar importancia a esos ratitos, evidentemente.

También considero que las residencias de ancianos deben mejorar un poco más. Lo mejor que observé, de cara a la calidad psicológica de los abuelos, fue el trabajo de la terapeuta ocupacional y el de la fisioterapeuta, ambas contratadas cinco horas de lunes a viernes. Poco tiempo, a mi entender.

No hay comentarios:

Publicar un comentario