29 de enero de 2020

Tercera Edad 3


Este tipo de trabajos suele ser total, o parcialmente, sumergido aunque no es mi caso. En ese sentido me siento agradecido. Dar de alta a alguien es un gasto añadido, y las economías familiares no están para dichos trotes en primera instancia, y en segunda instancia pues tampoco. Sincera, y básicamente, se trata de una cuestión de ratería. Hay mucho rata, y no es el caso de los abuelos que trato, siquiera de momento; aunque sí se han planteado contratar a otra persona en B, que es más barato. Ellos sabrán. Después de lo que he pasado en este lugar ligeramente endemoniado, no me marcho salvo que me salga algo mucho mejor , salvo que me digan directamente que me vaya. Desgraciadamente, necesito el dinero y aguantaré mientras pueda. Es lo que tiene la necesidad junto a cierto dolor a nivel emocional, y a nivel de autoestima. Dolores, de momento, soportables.

Este asunto de el gasto familiar que supone que los ancianos tengan asistencia en su propio domicilio , asistencia pública en horas sueltas y privada el resto del día, constituye una buena fórmula pero su ejecución práctica es compleja, aunque no más compleja que llevar una residencia de ancianos, pero , como ya he dicho antes, me voy a centrar en lo que conozco después de veinte meses.

En la zona rural donde trabajo lo tradicional es que el varón trabaje las tierras y la mujer trabaje en casa, aunque es posible que esto haya cambiado...pero no lo creo pues no veo mujeres tractoristas o podadoras. También es normal que la mujer, siquiera en el caso práctico que conozco, haya trabajado muchas veces en el campo pero sumergido o, como se dice por aquí, haya trabajado en sus tierras y ,entonces, no haya tenido porqué darse de alta en la S.S. Por lógica, la consecuencia final de toda una vida de trabajo es una dependencia absoluta de una sola pensión, la del marido que ha contribuido. Este asunto es importante porque solo tener una pensión supone un argumento muy cañero cuando se trata de justificar un salario bajo al empleado o empleada, o cuando se trata de dar de alta a los trabajadores que se contraten para diferentes tareas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario