31 de enero de 2020

Tercera Edad 7


El beneficio de la ACAEDO sería , básicamente, social y emocional. Muchos abuelos no quieren renunciar a vivir en su casa, pero gestionar la asistencia en el hogar puede ser muy complicado y por eso deciden irse a la residencia. Desde mi visión de las cosas la tercera edad es un segmento económico que puede permitir que muchas más personas tengan un salario mínimo, pues no se produce la optimización de recursos que es propia de las residencias de ancianos. Las residencias de ancianos seguirían, pero en ellas estarían las personas con alto grado de dependencia física y mental. Me resulta triste , en base a lo vivido, haber conocido abuelos que están bastante bien en un entorno de compañeros con demencias graves o marcadas. Es, sinceramente, una pena.

No obstante, como dije al principio, vivir con abuelos que necesitan ayuda, aunque digan no necesitarla, tiene sus dificultades, pero no he tenido ningún trabajo con cero dificultades. Todos los trabajos en que he estado han tenido su lado oscuro, una secuencia de tareas ingratas. Voy al grano con algunas de esas dificultades connaturales.

El choque de voluntades entre un abuelo y su cuidador, o cuidadora, puede producirse en cualquier momento. Aunque las dos partes tengan razón eso no importará, el abuelo cuidado querrá priorizar la suya, dado que él es quien paga, o ella es quien paga- que también sirve-. En el caso que frecuento, y que me da de comer en estos momentos, ya ha habido varios encontronazos dialécticos entre el abuelo y dos cuidadoras que, curiosamente, dejaron de venir. Evidentemente, conmigo también los ha tenido y, casi siempre, me he limitado a seguir mis tareas e intentar hacer oídos sordos. Remitirme a los protocolos de cuidado , sin tener porqué ser amigo del cuidado o resolver sus problemas mentales -a que negarlo-, me ha permitido alejarme emocionalmente de sus ataques.

Tercera Edad 6


Evidentemente regular la ACAEDO podría resultar más polémico y complejo para las familias que una residencia pero, sinceramente, generaría empleo sí o sí , y los abuelos podrían tener más libertades en la última etapa de su vida. Las residencias de ancianos, siquiera muchas de ellas, buscan el beneficio económico y eso supone optimizar muchos detalles desde la visión económica como, por ejemplo, la mano de obra. No es que esté descubriendo Roma si no que estoy reflexionando posibilidades en base a mi experiencia. La ACAEDO completa, entiéndase generalizada como asistencia regulada, tendría muchos recovecos que podrían resolverse. Por ejemplo: todos los ancianos no podrían estar en un régimen ACAEDO. Hay que reconocer que cuando los ancianos están muy mal lo mejor, guste o no guste, es una residencia en que estén internos hasta que mejoren, o para siempre. No obstante, para que la idea ACAEDO funcionase sería necesario que los ancianos no fuesen demasiado dependientes. Sería necesario que pudiesen realizar tareas. Estarían acompañados por personas más jóvenes que ellos y podrían estar en su casa con animales de compañía regulados , tampoco podría tenerse un zoológico en casa.

La ACAEDO sería una variación de las viviendas custodiadas o sociales para jóvenes con dificultades , o como se denominen esos hogares.

En resumidas cuentas, y a grandes rasgos, el coste mínimo por anciano en un régimen u otro sería parecido. Evidentemente hay residencias mucho más costosas, pero entrar en esa tesitura sería una locura. Mi análisis rodea los mínimos. Además en la ACAEDO pueden reducirse algunos gastos. Por ejemplo: si uno de los internos, o internas, es manitas muchas de las reparaciones del hogar no supondrían gastos añadidos, si uno de los contratados lavase a los abuelos por las mañanas se reduciría otro factor, si algunos familiares tomasen el relevo en los descansos se reduciría un nuevo factor. Cada caso debería estudiarse de forma concienzuda, cosa tecnológica y emocionalmente muy posible. Regular el control de gastos no es más que extrapolar los principios contables de las empresas en las familias.

Tercera Edad 5


Para dar fe del gasto económico que supone este tipo de asistencia completa de ancianos en el propio domicilio , que voy a llamar ACAEDO, tengo que expresar los números que conozco. Los datos hablarán por sí solos. Evidentemente, no pretendo molestar a nadie ni vulnerar intimidades, ese no es el objetivo de este texto , ni de los anteriores, ni de los posteriores. Gracias.

La Residencia ordinaria de ancianos, para un anciano, ronda como mínimo los 1200 euros al mes. Evidentemente, si la pensión del anciano no llega a esa cantidad la comunidad autónoma sufraga el diferencial dejando al anciano un pequeño porcentaje de su pensión para su libre disposición. Es decir, el coste mínimo , independientemente de los pagadores, es de 1200 euros por mes y por anciano. Es decir: para dos ancianos el coste mensual sería de 2400 euros. Y esta asistencia residencial no incluye : vivir en el propio domicilio, convivir con los vecinos de siempre -si hay relación-, salir fuera con mayor libertad, tener un huerto si alguno de los abuelos tiene tierras, convivir con animales de compañía...Mantener la vivienda propia vacía, mantener los vehículos, las colecciones, las tierras, etcétera. Este gasto estimado arriba supone que el residente de la tercera edad no tiene otros gastos externos. ¡Ojo! Por ejemplo: mantener una vivienda desocupada, a parte del riesgo de ocupación ilegal, supone un gasto medio mensual, y mínimo, de 100 euros.

En el supuesto del mantenimiento de la vivienda de uno de los ancianos la ACAEDO implicaría , para una asistencia de dos ancianos en un mismo domicilio y en el peor de los casos económicos: (a) una persona a tiempo completo; (b) otra persona a media jornada , para cubrir el tiempo libre de la primera (gasto evitable si los hijos o familiares se hacen cargo durante esos tiempos); (c) asistencias puntuales de aseo personal privadas o públicas; (d) gastos de comida; (e) gastos de luz; (f) gastos de agua; (g) gastos de carbón, gas o gasóleo (para calentar la vivienda en invierno si es el caso); (h) otros gastos. Es decir: (a)1300 + (b) 650 + (c) 250 + (d) 400 + (e)50 + (f)50 + (g) 50 (gasto medio por mes) + (h)50 ; harían un total de 2800 euros mensuales. Aunque si se limasen algunas cifras, sin pérdidas de derechos para los trabajadores implicados, la cifra podría bajar algunos centenares de euros al mes.

29 de enero de 2020

Tercera Edad 4


Aunque soy partícipe de que descongelen el precio del vino para que paguen más a los productores vitícolas de esta zona, he escrito sobre este asunto en alguna ocasión, también soy defensor de pagar a la gente en A siempre , y si no es posible que lo haga el dueño de la finca pues que lo haga el intermediario al que se paga por los diferentes servicios temporales: poda, vendimia, arado, sermentado, basura, quitar bajeros, transporte,... En muchos casos la ratería vuelve a estar presente. De hecho se está imponiendo trabajar por cuenta, o en base a tu capacidad de producción, antes que por jornal. Asunto que es, sencillamente, explotación más o menos justificada. A esto hay que añadir que se trabaja, normalmente, de sol a sol durante todo el año y, en la vendimia, todos los días sí o sí, aunque conozco alguna excepción. También se está imponiendo la automatización de tareas para depender de menos mano de obra. Se está emparrado para vendimiar con máquinas. Chungo de cara al empleo temporal que se genera en esta zona durante los meses de Septiembre y Octubre.

Al respecto de la automatización de procesos hay que decir que está bien que haya mejorado la técnica para echar basura. Antiguamente se hacía a base de espuertas, y los operarios tenían que soportar el hedor y la exposición a excrementos de distinto origen durante horas. Ahora el tractorista puede hacerlo todo desde su cabina y con sus máquinas.

En resumidas cuentas la filosofía laboral de este lugar es de trabajo “activista”, en el que se valora mucho la velocidad y la calidad en la ejecución de las tareas. Y esta configuración, o pensamiento productivo cuasiuniversal, se extrapola a todos los trabajos y ello conlleva que , por ejemplo, no se valore en absoluto el acompañamiento de ancianos o personas enfermas. Acompañar es de bribones y de mujeres. Hay que hacer cosas para poder cobrar. Literalmente. Aguantar a los abuelos ,o darles charla, debe ser gratis siempre, como en muchos otros lugares, pues este no es el único. Además aquí existe el condicionante de que normalmente hay cuartos , pues la mayoría de los agricultores de esta zona no son precisamente pobres. Inevitablemente, se repite el problema de la ratería.


Tercera Edad 3


Este tipo de trabajos suele ser total, o parcialmente, sumergido aunque no es mi caso. En ese sentido me siento agradecido. Dar de alta a alguien es un gasto añadido, y las economías familiares no están para dichos trotes en primera instancia, y en segunda instancia pues tampoco. Sincera, y básicamente, se trata de una cuestión de ratería. Hay mucho rata, y no es el caso de los abuelos que trato, siquiera de momento; aunque sí se han planteado contratar a otra persona en B, que es más barato. Ellos sabrán. Después de lo que he pasado en este lugar ligeramente endemoniado, no me marcho salvo que me salga algo mucho mejor , salvo que me digan directamente que me vaya. Desgraciadamente, necesito el dinero y aguantaré mientras pueda. Es lo que tiene la necesidad junto a cierto dolor a nivel emocional, y a nivel de autoestima. Dolores, de momento, soportables.

Este asunto de el gasto familiar que supone que los ancianos tengan asistencia en su propio domicilio , asistencia pública en horas sueltas y privada el resto del día, constituye una buena fórmula pero su ejecución práctica es compleja, aunque no más compleja que llevar una residencia de ancianos, pero , como ya he dicho antes, me voy a centrar en lo que conozco después de veinte meses.

En la zona rural donde trabajo lo tradicional es que el varón trabaje las tierras y la mujer trabaje en casa, aunque es posible que esto haya cambiado...pero no lo creo pues no veo mujeres tractoristas o podadoras. También es normal que la mujer, siquiera en el caso práctico que conozco, haya trabajado muchas veces en el campo pero sumergido o, como se dice por aquí, haya trabajado en sus tierras y ,entonces, no haya tenido porqué darse de alta en la S.S. Por lógica, la consecuencia final de toda una vida de trabajo es una dependencia absoluta de una sola pensión, la del marido que ha contribuido. Este asunto es importante porque solo tener una pensión supone un argumento muy cañero cuando se trata de justificar un salario bajo al empleado o empleada, o cuando se trata de dar de alta a los trabajadores que se contraten para diferentes tareas.

28 de enero de 2020

Tercera Edad 2


Una tercera solución pasaría por una atención personalizada a cada anciano, y a sus familiares, para que el entorno emocional y afectivo vinculado con las relaciones de familia sea moderado y llevado hacia sentimientos constructivos y positivos. Esta solución necesitaría un profundo potencial de diálogo y empatía sin pena. La pena no serviría como referente, ni sirve, pues deteriora la percepción de la realidad familiar. Se hace necesario cierto análisis en frío que permita una observación constructiva de los cambios que hay que realizar dentro de las relaciones de familia o equivalentes, para poder mejorar las emociones vigentes en los corazones de cada miembro de la familia analizada.
Esta tercera solución no es muy bonita, o encantadora, en la actualidad. Más adelante ofreceré la oscura visión que supone si no se gestiona bien. Digamos que es un asunto pendiente en estos momentos, y desde una perspectiva personal y administrativa.

A nivel positivo poco más puedo expresar.  Lo que si voy a realizar a continuación, a modo de desfogue, es una secuencia de entradas donde quiero dejar claro lo que no debe ser la vejez ni el trato a los cuidadores familiares o ajenos, al menos la vejez que observo y percibo personalmente. Es decir, voy a expresar lo que NO debe suponer el cuidado de ancianos, aunque lo suponga. Tal es el grado de frustración que tengo ante el trato recibido en determinadas circunstancias que en estos momentos, sin ánimo de molestar sino de dar fe, puedo entender que en determinados contextos sea “razonable” la agresión a un anciano, no una agresión desproporcionada , ojo, pero sí un toque de autoridad perdida ante el vicio de la mala educación , de la falta de responsabilidad y del respeto. O ante las enfermedades mentales o la demencia. Sería algo parecido a lo que hacen los policías anti-disturbios...donde el cuidador es policía o , mejor, agente del orden.

Seguramente exprese muchos despropósitos, pero necesito liberarme por algún lugar, por aquí. Así pues, continúo.

Uno de los primeros factores que debo analizar, aunque no sea mi caso actualmente, es el asunto económico y el alta en la seguridad social, o no.

Tercera Edad 1

Es curiosa esta vida tan extraña. Te encuentras en ella personas de todo tipo y condición. Desde personas libres sin cuartos, hasta personas esclavas con cuartos y propiedades. Es casi una paradoja. Es hasta un absurdo antropocéntrico.

Por razones de supervivencia a corto , y presumiblemente a medio plazo, vivo de interno con abuelos y , sin ánimo de molestar a nadie, o a alguien, tengo que decir que son profundamente infelices. Nadie les ha preparado, si eso es posible, para esta parte de la vida tan llena de desengaños y pérdidas. El nivel de frustración es enorme y , personalmente, les facilita perderse en sus pensamientos repetitivos, en su infiernos interiores, en sus defectos de siempre amplificados.

¿Quién desea una pérdida de movilidad? ¿Quien desea una pérdida de cualidades mentales? ¿Quien quiere perder? Pues nadie, que yo conozca.

Evidentemente, todos queremos la victoria, el éxito en la pequeñas y grandes cosas; y ese éxito, como ir a darse un paseo cuando apetece, conseguir una promoción laboral, alcanzar un premio, etcétera, puede verse eliminado de la ecuación de la vida presente cuando llegas a la vejez con achaques.

Evidentemente la solución no pasa por la eutanasia , y el asunto de una residencia de mayores no tiene porque ser mejor opción que vivir en casa. Depende de múltiples factores. La reflexión sobre lo que es una residencia de ancianos ya la he expresado en este entorno, y no hace mucho tiempo. Así pues me centro en la asistencia domiciliaria a ratos y con permanencia.

La primera solución teórica es la aceptación del problema de la vejez pero ¿Quién le pone el collar al perro? ¿Qué realidad deben vivir nuestros ancianos? ¿Qué realidad pueden vivir? ¿Pueden valerse solos, o con ayuda? ¿Pueden regir sus vidas en condiciones? ¿Son capaces de delegar en sus hijos?

Otra segunda solución sería la actividad constructiva antes que el activismo. Hay una gran falta de ocupación, o entretenimiento, aparte de ver la televisión. Es de gran importancia el concepto de proyecto en base a las circunstancias. Los abuelos deben tener tareas que realizar que mejoren su autoestima y que les permitan una percepción optimista de su situación, de su presente. Evidentemente no estoy diciendo nada nuevo, nada que no se haya reflexionado o dicho. Solo pretendo ofrecer, como siempre, mi visión de las cosas ante la vejez y sus circunstancias.