26 de noviembre de 2019

Infractor leve 2/2


Nos quedamos la perrita y yo esperando los boletos. Amargado inspiré para ver si no me ponía la multa por llevar a la perrita suelta, pero no fue así.
Dada la situación me multó por exceso de velocidad = 100 euros, y por llevar un animal en el habitáculo del vehículo sin atar =80 euros. Tuve que bajarme del vehículo para poder hablar con el agente antes de marcharme, pues la perra no me dejaba hablar ni escuchar con sus ladridos.

  • Disculpe agente. Puedo bajarme del vehículo. No me entero con la perra.
  • Bájese.
  • Estas carreteras son muy rectas. Nadie circula a 90 , te adelantarían hasta las bicicletas.
  • Usted iba a 107, pero hace un momento hemos cogido uno a 150. Si paga usted pronto tendrá un descuento del cincuenta por ciento. Que tenga buen día.
  • Gracias. Adiós.
  • Adiós.

A la mañana siguiente estaba pagando las dos infracciones y ya había recordado todas mis infracciones anteriores. También recordé una multa errónea que se cruzó en mi vida poco después de alquilar una furgoneta . Gracias a un amigo que es abogado aquello quedó en agua de borrajas. Sobre aquel incidente ,donde yo no fui el infractor ,quiero seguir escribiendo un poco pues el sistema ha mejorado. Menos mal. 
Hace unos años tráfico se puso en contacto conmigo por impago de una infracción por exceso de velocidad con un vehículo de alquiler que no alquilé, y en punto de radar que no pasé ni por asomo el día de la foto. Todo fue muy absurdo. Creo que el que me metió en el lío fue el hombre de la recepción de la empresa de alquiler pues firmé documentos para llevarme una furgoneta y tuve que firmar varias veces. En una de esas firmadas me metió el gazapo y se quitó temporalmente un problema de en medio. Este lío se produjo porque después de la infracción la policía no detuvo el vehículo y no pudo identificar al conductor e infractor.

En esta ocasión reciente , ante mi exceso 107, me han identificado perfectamente, he reconocido mi responsabilidad, y no ha habido posibles "fantasmadas" de enviarle la multa al dueño del vehículo infractor que no era yo. El coche no era mio, ni es mio. Yo solo he sido el conductor que iba demasiado rápido y con el perro suelto.

Está bien este nuevo procedimiento. Pese a mi dolor en el bolsillo aplaudo este cambio. Bravo por la Guardia Civil de Tráfico. Espero que no perdonen a los futuros infractores porque sean amigos, colegas, famosos, o ricos. Espero que apliquen el mismo rasero a todos los que no respeten las normas de circulación, sean quienes sean.

Saludos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario