30 de agosto de 2019

Tribulaciones Campestres 6


Para mí, sinceramente, el momento de la vendimia es el más sacrificado de todos. Tanto si vendimias en directo ,como si controlas la vendimia que te hace algún agricultor ajeno, es un tiempo que está plagado de incertidumbres que hacen que la vida del pueblo se acelere, que el corazón de los vecinos cambie de ritmo. Además, el pueblo sigue llenándose de vendimiadores aunque poco a poco se esté automatizando el proceso de recolección.

El asunto de las peonadas es , guste o no guste, controvertido desde el punto de vista ético aunque, evidentemente, esta entrada de hoy pueda ser considerada de ideología de izquierdas o reivindicativa. No puedo hacer mucho ante esta presumible interpretación o valoración. Discúlpenme. Lo siento antes de seguir tecleando, y después. La franqueza es lo que tiene.

Apoyándome en mi pasado laboral, variopinto, desesperado, y disperso, recuerdo que recolectando fresas cobraba 36 euros por una peonada de siete horas y media, con media hora para el desayuno. Puntualmente, y de manera voluntaria, había que llenar un camión de El Corte Inglés sin clasificación de fruta entre primera y segunda. En esa tesitura se nos pedía echar una o dos horas más hasta llenar el camión. Esas horas extras se nos pagaban en B, y se cobraban a cinco euros. Salvando los días del pedido de ese gran almacén, que clasificaba por sus propios medios la fruta, normalmente se cumplían las horas de trabajo estipuladas. Solo cambiaba la hora de inicio conforme evolucionaba el amanecer durante las semanas de recolección rentable, o semanas durante las cuales el precio de la fruta en el mercado era económicamente rentable para la cooperativa fresera.

Pues, para mi gracia o desgracia presente o futura, hace poco se me ocurrió preguntar cuanto pagaban las peonadas en el pueblo. Al principio dije ¡Guau! ¡Entre cincuenta, y cincuenta y cinco euros por día! Pero después me decepcioné, casi me hundí. Y más aún tras unas últimas conversaciones en que los agricultores se asustan con la palabra: peonada, y apuestan por la expresión: por cuenta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario