25 de agosto de 2019

Tribulaciones Campestres 4


Con esta secuencia de entradas solo pretendo reflexionar en torno a lo que observo aunque pueda estar equivocado, o no, en mis conjeturas. Disculpad si ofendo a alguien. Ese no es mi propósito. Continúo con nuevos aspectos captados e inferidos.

Está claro que los emparradores y poceros están ganando cuartos en estos momentos y se está moviendo el dinero, pero cuando hablas con algún pocero te encuentras a un tipo estresado al máximo , endeudado, que no descansa ni los domingos, y que siempre tiene problemas con alguna parte de su maquinaría.
Parece que a nadie le asusta que el agua esté cada vez más profunda, o que se hagan pozos de trescientos metros de profundidad. ¿Qué está pasando? Hace cuarenta años el agua estaba a diez o quince metros de profundidad y ahora no. Espero y deseo que las confederaciones hidrográficas implicadas estén siendo responsables antes que manipuladas. Rezo por ello, o lloro. No sé que hacer antes.

Ante todo esto, y con un poquito más que necesito contar a continuación, es normal que piense que aquí, en La Mancha, solo haya “Sanchos Panzas” . Es normal que los Quijotes se hayan ido, si alguna vez existieron, o los dejaron existir.

También noto que hay más dinero que en muchos barrios de Sevilla donde , desgraciadamente, solo hay precariedad y pobreza. Las tierras dan , siquiera, para comer y pagar las facturas. Evidentemente, no conozco la tesitura de pueblos agrícolas próximos a Sevilla, pues jamás he tenido la oportunidad de charlar con agricultores andaluces para conocer sus cuellos de botella, sus ingresos, sus necesidades, o sus miedos. Aquí, en los bares, la gente es clarita e, incluso, transparente. Esa actitud me gusta bastante. La franqueza pública, a mi entender, está más desarrollada o, sencillamente, la gente es más transparente, más ruda, más natural, a sabiendas de que , nos guste o no, todos somos bichos o, si preferís, todos somos animales desde nuestro nacimiento. Es cuestión de naturaleza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario