17 de julio de 2019

Quejica 1/2



Creo que fue ayer por la mañana cuando desayunando un vecino apreciado me expresó una afirmación que, aunque me pese y parezca fuera de contexto, es bastante cierta. Tras analizar mis reflexiones sobre la vida propia , mi vida, y la ajena, en el espacio tiempo de los acontecimientos homínidos, tengo que reconocer que me encanta quejarme. Es verdad. Soy, de facto, un quejica. Y, curiosamente, no es una verdad que me ofenda, o cosa parecida.

¿Cual es la razón de mis quejidos perpetuos (o quejíos)? ¿Por qué tengo tan mal hábito? ¿A qué concho se debe mi actitud perpetua?

La verdad , aunque parezca lo contrario, es que dado que me gusta un poco el mundo que vivo a nivel local , y dado que mi máximo deseo sería que todos los demás homínidos tuviesen, como mínimo, los recursos alimenticios y de techo que tengo a mi disposición, me gustaría muchísimo que los próximos, y otros homínidos no tan próximos, tuviesen las mismas oportunidades, o más, que tengo y que he tenido. Es decir, no me gusta un pelo que haya pobres ni injusticias sociales, independientemente de que los pobres parezcan merecerse su situación. La actitud de los pobres y desgraciados, incluso de los desahuciados, no puede justificar una actitud pasiva del sistema socio-económico que tenemos montado, ni de los demás homínidos, que suelo llamar bichos.

El voluntariado en mi adolescencia, que satisfacía mi necesidad aparente de actuar sin interés por mí o por lo mío, me sentó muy bien. Era bastante reacio al tema de que todo tuviese un precio, aunque ahora sepa que casi todo lo tiene. Tengo que reconocer que no era , ni soy, un santo pero me molestaba la idea del hambre y las guerras a finales del siglo veinte...Y el hambre y las guerras continúan. ¡Por eso me quejo!

En el fondo soy un frustrado. Me siento muy frustrado antes y después de que el problema de los homínidos, y/o bichos, sea interior y/o exterior, o sea del Karma. Deseo profundamente que podamos estar más allá del Karma o, porqué no, del Darma de cada ser humano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario