19 de abril de 2019

Razones Socioeconómicas de Fe 1.6



También dice este señor, en varios momentos de su vídeo, que el aumento de los salarios es incompatible con el aumento de los impuestos a las empresas.

Aquí, todo hay que decirlo, tengo que darle casi toda la razón para las mayoría de las empresas pequeñas , e incluso medianas, y españolas, donde lo números que se manejan son moderados y existe cierta fragilidad ante imprevistos del mercado. Creo que las pymes rondan el 90% del total. Es evidente que según su situación real, antes que maquillada, podrían afrontar esos gastos, o no, para favorecer a los trabajadores y al sistema, o no. Se trata de un tema muy delicado en nuestra España. En base a esta tesitura los impuestos deberían ser flexibles y adaptarse a las circunstancias de las empresas pymes , y los salarios también deberían ser flexibles dentro de ciertos márgenes y sin picaresca. Asunto tremendamente complicado dado que la picaresca y los juegos del mercado suelen caminar muy juntos. Ante esta situación es la administración la que debe vigilar los abusos y sancionarlos debidamente y con rapidez. En definitiva, el aumento de los salarios es incompatible con el aumento de los impuestos a las empresas. :(

Tras su proposición anterior lanza una nueva cuestión de fe con la que estoy en total desacuerdo. Dice este señor: el libre mercado es tremendamente compatible con el estado del bienestar. A las empresas les debe ir muy bien para que inviertan en masa salarial y crecimiento económico o re-inversión.

Aquí sucede lo de siempre. El libre mercado necesita bienes y servicios al menor coste posible, y si el coste es cero pues genial. No le importan , de facto y evidencia, las condiciones de los seres humanos que dan esos servicios , u ofrecen esos bienes. El mercado al final es como un juego de vida...¿Qué pasa con los que no pueden jugar? ¿Y con los qué no quieren jugar? ¿Qué pasa con los altruistas? ¿Son tontos? ¿No es el mercado, en cierta forma y manera, una dictadura? No habría que hablar, y escribir, de la dictadura del mercado. ¿No es una dictadura , suave en comparación con otras, en la cual sí no tienes nada que ofrecer , o robar sutilmente, te mueres de hambre? ¿Solo el libre mercado puede generar bienestar? ¿Seguro?

Repito de nuevo, y las veces que haga falta. No es el mercado, ni el liberalismo, ni el neoliberalismo el que puede ofrecer un destino digno y ético a los humanos del futuro. Si queremos que haya un buen futuro para todos, el sistema debe ser algo más evolucionado de lo que es en estos momentos injustos donde la ética es una tontería, y la filosofía no merece la pena. ¿Pensar para qué, todo está muy claro? ¡Error! Solo los oportunistas, los sinvengorzones, los villanos, lo listos sin principios, son los que se mueven estupendamente en él. Los que respetan las normas, y a los demás por igual, parecen Don Quijotes luchando contra molinos de viento. Parecen tontos del capirote.

No hay comentarios:

Publicar un comentario