27 de marzo de 2019

Al respecto de las Combustiones Históricas 3.8

Para ir terminando esta cadencia de entradas, es el momento de escribir sobre los diferentes útiles disponibles en mi apreciado puesto de trabajo actual. Fuera parte de la paletita y del rascador,  poco se me ha dicho de como usar las otras herramientas. Explico a continuación los usos que he podido deducir , o inducir, antes que otra cosa.


Con la puerta inferior abierta, el rascador se introduce entre las ranuras de ceniza y la parrilla de extracción para que con un movimiento paralelo al suelo ayude a la caída de ceniza desde las ranuras hacia la bandeja. Los movimientos serán de izquierda a derecha ,y desde fuera hacia dentro, en las combinaciones que queramos. Sinceramente, el rascado es uno de los trabajos más incómodos. Al realizar la tarea puede que se mueva la parrilla y haya que sujetarla con otro útil para evitar que se venga hacia nosotros el carbón ardiente. 


No es que sea una maniobra peligrosa con la que uno pueda quemarse, pues el carbón no cae encima de uno dado que está muy cercano al suelo. El problema potencial es que sí las brasas de carbón se salen, cayendo al suelo, hay que:

- Introducir las brasas , nuevamente, en el deposito de combustión del que salieron si re-colocamos pronto la parrilla , asunto relativamente complejo.



- Si no podemos recolocar la parrilla , o nos aturullamos, lo seguro es sacar el carbón de la estancia lo antes posible hacia un lugar al aire libre, pues no se apaga tan fácilmente ni tan pronto. Y de echarle agua a las brasas ni mijita pues se evapora rápidamente y el vapor de agua caliente sí que puede hacernos “pupita” . Evidentemente puede que existan procedimientos muy seguros usando agua, pero no los conozco y en base a eso no recomiendo su uso. Este desastroso procedimiento hay que realizarlo con la pala y con las tijeras de pato, o con  otro útil  adecuado que no conozco.


Vamos llevando la brasas dentro de un recipiente metálico que nos ayudará a llevar más carbón hacia afuera en un solo paseo. En mi caso he usado un cubo metálico alguna vez y la precaución es no tocarlo pues, evidentemente, se calienta pronto. Lo cubos metálicos, tal como muchos metales, son buenos conductores del calor.

2 comentarios: