8 de marzo de 2019

Al respecto de las Combustiones Históricas 3.5


Bueno. Aún quedan partes por describir, y continúo con ellas hasta estar satisfecho con mis absurdas y Carenadas argumentaciones.


La parrilla de extracción de cenizas es un elemento crítico. Además de permitir el acceso a la parte inferior de la cámara de combustión , para su limpieza, evita que la masa de carbón ardiente se salga al abrir la puerta inferior, una tarea que hay que realizar con frecuencia, y permite observar el estado de la parte inferior de la cámara de combustión y tomar decisiones coherentes.


Parece ser que la parrilla puede ser de dos materiales tipo: fundición o acero. Sinceramente no sé, a fecha de hoy, que es fundición, y si sé lo que es acero pero he leído sobre tantos tipos de acero que , francamente, estoy perdido. Ignoro en gran parte el material del que está hecho la parrilla, pero si sé que el coke la puede llevar al rojo vivo con facilidad, dañándola, y la antracita no la lleva hasta ese extremo térmico. Sí está muy claro que el coke termina deteriorándola en dos años, y su precio ronda los cincuenta euros.


Las ranuras de ceniza están situadas en la parte inferior de la cámara de combustión y gracias a ellas podemos evacuar las cenizas hacia la bandeja de cenizas y hacia el exterior, sin que caiga el carbón que está en combustión. El útil llamado rascador es ideal para dicha tarea.


La bandeja de ceniza es metálica (la foto es del hueco donde va la bandeja)  y recibe toda la ceniza desde las ranuras de ceniza. Cuando está llena, después de recibir la ceniza de forma normal o de manera forzada cuando rascamos, hay que vaciarla con cuidado pues pueden estar calientes ella, la ceniza, o ambas. No sería la primera vez que al vaciar la bandeja sobre una bolsa de plástico, la bolsa de plástico se derrite esparciendo dulcemente sus cenizas por el suelo correspondiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario