10 de febrero de 2019

Sanchos


Hay un pueblo lleno de Sanchos ,pues los Quijotes marcharon hace tiempo, donde existe un facebook de los muertos. Este libro , que en ingles sería deadbook y en esperanto libro mortinta, puede ser desde un tablón de anuncios hasta una pared cualquiera. Y suele estar situado en un lugar público como una escuela, un bar , o un supermercado. Su diseño es bien sencillo, y no siempre incluye una foto reciente del muerto. Suele indicar, bajo una cruz cristiana cuya vertical hace de margen izquierdo: nombre, día del fallecimiento, edad en el momento de la muerte, nombres de los familiares más próximos, fecha de la misa por su alma o equivalente para los que no deseaban ceremonia, y fecha del entierro o crematorio.

Cuando hay una publicación en algún tablón, o en todos los tablones, muchos vecinos acuden, se acercan, se aproximan. Desde sillas de ruedas, andadores, coches, furgonetas, y zapatos varios, se aproximan con sus dueños a informarse. Bien saben los Sanchos que si es menester que el muerto sea un conocido hay que acercarse a dar el pésame si o sí, salvo que quieras ser desterrado de la casa afectada. La familia ofendida, si se percata de tu ausencia en el entierro, puede hacerte la cruz, y nunca mejor dicho, hasta tu propia muerte. La familia afectada, presumible-mente, no te saludará en ofensa y desidia, aunque desde hace años no hubiese compartido ni un minuto o segundo contigo. La tierra de Sanchos es así. Es un tierra cruel.

Bien podrían celebrarse nacimientos y publicarlos de igual manera, pero no existe el equivalente a las funerarias cuando hay nacimientos. Lo que si es bueno, en tierras de Sanchos y más allá de sus fronteras, es celebrar lo años conforme van llegando. Esos eventos, concretamente, no dejan de ser muy interesantes. Celebremos muchos años juntos, amigos Sanchos, pues Quijotes conozco pocos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario