16 de febrero de 2019

Al Respecto de las Combustiones Históricas 3.0

En noviembre del año pasado subí varias entradas sobre la tecnología de las hogueras y las chimeneas y hoy me atrevo, para lo bueno y para lo malo, con la caldera de carbón centralizada con que estoy trabajando desde hace meses. No es que sea un asunto complejo su manejo, ni que yo sea un erudito en la materia, pero hay varios factores que quiero compartir.

Deseo escribir sobre como regularla y gestionarla con cierta eficacia, y con los menores miedos e incertidumbres.

Lo primero es conocer el combustible idóneo para la caldera que no tiene porqué ser el más económico. En la caldera en cuestión, Baxiroca P30, puede usarse , en base a mi experiencia, coke y antracita. Supongo que también podría usarse lignito pero , sinceramente, no puedo escribir sobre esa posibilidad.

Antes de seguir, identificar lo elementos más significativos de este tipo de caldera: mueble, manómetro, termómetro, circuito de agua caliente, radiadores con sus llaves de control de caudal, entrada de agua, salida de agua, bomba de distribución del agua caliente -con tres caudales distintos-, aliviadero, puerta superior, puerta inferior, parrilla de extracción, ranuras inferiores de ceniza, bandeja de ceniza, depósito de combustión (también entendible como caldera en sí , aunque para mí la caldera es todo el artefacto tecnológico), entrada de aire inferior -situado en la puerta inferior ,o tiro de entrada- , salida de gases, y regulador de sección del tubo de salida de gases o tiro de salida.

El coke es más barato que la antracita , y también tiene más poder calorífico, pero lleva al rojo partes de la caldera como la parrilla de extracción, con forma de rejilla. Ese es el lugar por donde se limpia la caldera cada cierto tiempo y por donde puede visualizarse como va la combustión en la parte más inferior del contenedor del carbón ardiente, o depósito de combustión. Dado que el coke lleva al rojo vivo a esta pieza, pues se deforma y, finalmente, se rompe ,y hay que sustituirla por una nueva. Al final, supone más gastos de mantenimiento. Además , cuando hay mucho combustible, el coke puede recalentar la caldera con más facilidad que la antracita. También es verdad que genera muy poca ceniza, aunque lleva azufre y eso hace más desagradable la limpieza de la caldera cuando llega el momento. A fin de cuentas tiene sus ventajas, y sus inconvenientes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario