20 de noviembre de 2018

Pistis Sophia 33: Informe sobre Melchizedek y Jeú 2/2


En esta ocasión María vuelve a preguntar al Resucitado sobre la purificación de las almas. Hasta el momento sigue siendo ella la que tiene más dudas, y el Resucitado responde con extensión y detalle. Responde de tal forma que llega un momento en que no entiendo de la misa, ni la mitad.

Presenta dos personajes nuevos, Jeú y Melchizedek, que tienen relación con la pregunta sobre la purificación de las almas que le ha hecho María.

¿Quien era Jeú? O ¿Quien es Jeú?¿El supervisor de la Luz que establecía orden y cursos para otros seres de los Aeones? Eso parece , pero comprendo muy poco donde quiere llegar Jesús. ¿Son un ejemplo , o parte, de aquellos que se revelaron contra la luz del Cristo Resucitado?

¿Quién era Melchizedek? ¿El opuesto de Jeú? ¿Qué significa que sea el Gran Receptor de la Luz? ¿Es el que arrebata la luz a los rebeldes? ¿No había sido el Cristo Resucitado el que había desorientado a los rebeldes cambiando la “polaridad” de sus Esferas, o el sentido del giro de sus Esferas?

Espero que la lectura de este interesante documento vaya resolviendo mis dudas en el tiempo. Solo el  susodicho tiempo lo dirá.

Resumiendo, parece ser que la tarea de quitarle poder a los sujetos de las Esferas que se habían rebelado ante la Luz del Cristo Resucitado durante su Ascensión, corrió a cargo de Melchizedek . ¿Por qué no lo había mencionado antes Jesús?

Paralelamente al comentario relacionado con estas palabras de Pistis Sophia quiero expresar , antes de que se me olvide, que mi interés por Pistis Sophia surgió cuando supe que se trataba de las presumibles palabras del Cristo Resucitado. Mi interés por el Resucitado viene de antiguo. Fue la saga de J.J.Benitez, y sus Caballos de Troya, la que generó el incremento de mi curiosidad.
A parte de esto, siempre me sorprendió que en Semana Santa se insistiese tanto en la Pasión antes que en la Resurrección de Jesús. Y sigo sin comprender con claridad tal focalización ,o parcialidad, en el sufrimiento; sin menospreciar el mensaje sucinto que hay detrás de la Pasión del Cristo. Espero ser bien comprendido, si alguien pasa por aquí alguna vez para leer esto, claro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario