20 de noviembre de 2018

Pistis Sophia 33: Informe sobre Melchizedek y Jeú 1/2


Capítulo 24

María interroga a Jesús

Y sucedió entonces, cuando Jesús terminó de decir estas palabras a sus discípulos, que María, la honesta en su discurso y la bendita, fue hacia delante, cayó a los pies de Jesús y dijo: “Mi Señor, permíteme hablar delante de ti y no te indigne que frecuentemente te moleste interrogándote”.

El Salvador, lleno de compasión, respondió diciendo a María: “Habla lo que desees y no me revelaré a ti abiertamente”.

María respondió y dijo a Jesús: “Mi Señor, ¿en qué forma se han demorado las almas a sí mismas aquí afuera, y cuáles serán prontamente purificadas?”

Capítulo 25

Y Jesús respondió a María diciéndole : “Bien dicho María, interrogas bien con tu excelente pregunta y arrojas luz en todas las cosas con segura precisión. Por tanto, desde ahora en adelante no te ocultaré nada, sino que te revelaré todas las cosas con seguridad y franqueza. Escucha pues, María, y vosotros discípulos , escuchad: Antes que yo proclamase a todos los Arcontes de los Aeones y a todos los Regidores del Destino y de la Esfera, ellos estaban atados en sus ataduras y a sus esferas y a sus sellos, tal como Jeú, el Supervisor de la Luz, los había atado desde el principio; y cada uno de ellos permanecía en su orden, y cada uno viajaba de acuerdo con su curso, tal como Jeú, el Supevisor de la Luz, lo había establecido

La venida de Melchizedek

Y cuando llegó el momento del número de Melchizedek, el Gran Receptor de la Luz, este fue en medio de los Aeones y de los Arcontes, quienes están confinados a la Esfera y al Destino, y arrebató la purificación de la Luz de todos los Regidores y los Aeones y de todos los Arcontes del Destino y de aquellos de la Esfera -pues él inspiraba lo que los ponía en agitación- y puso en movimiento al Apresurador, que está por encima de ellos, y los hizo girar en círculos velozmente y él (el Apresurador) arrebató el poder que había en ellos y el aliento de sus bocas y las lágrimas de sus ojos y el sudor de sus cuerpos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario