5 de noviembre de 2018

Pistis Sophia 32: Felipe Pregunta 2/2


En esta ocasión, después de Maria, participa el segundo apóstol, llamado Felipe, preguntando con educación para resolver sus dudas. Y la respuesta del Cristo, sinceramente, me ha puesto las gónadas en la garganta, me ha asustado. Seguramente sea incapaz de captar toda su profundidad pero ,como siempre , voy a expresar las ideas de lo que he entendido. Llevo expresando aquello que voy comprendiendo desde el principio, pese a que pueda estar equivocado. Pido disculpas a aquellos que me consideren un pedante, cuando solo me veo como una persona que piensa en base a lo que sabe y , puntualmente, intuye. Asumo la posibilidad de pedantería al expresarme sin tapujos. Discúlpenme por ello. Voy al grano de nuevo.

Aquí aparece una idea curiosa y es la de “la terminación del número de almas perfectas” que “Contarán en la Herencia del Altísimo”. Entiendo que hay un cifra crítica y necesaria de almas perfectas para que el multiverso continúe funcionando, o algo así. Y quien, o qué, determina que un alma es perfecta. Incluso , si el alma no es perfecta, ¿Cómo puede esta alcanzar la perfección? Y para colmo de preguntas: ¿Existe el alma?¿Qué es exactamente? ¿Por qué está tan oculta en los humanos? De hecho. no se ve , y muchas personas no creen en su existencia. ¿Por qué?

Que me haga preguntas no significa que crea en esas preguntas, o no. Que me haga preguntas solo supone un ejercicio de reflexión carenada con baja perturbación espacio temporal.

En el último párrafo del capítulo 23 aparece otra idea que también me perturba sobre manera.”...aquellos que se salven puedan ser prontamente purificados y elevados”...”y aquellos que no se salven, puedan ser prontamente destruidos ”. Entonces, si hasta el momento el Resucitado había sido misericordioso, cómo es posible que ahora hable de destrucción. ¿Destrucción pronta de las almas que no consigan la perfección? Como en otras ocasiones,me disgusta el futuro de las almas imperfectas.

En este capítulo observo a un Resucitado un poco duro , pese a tomar la medida menos dañina. Hará daño al destruir las almas imperfectas. ¿Por qué? ¿Su poder no es suficiente cómo para perdonarlo todo? Evidentemente, no me gusta la idea del castigo. Llega hasta asustarme. Entre los humanos se da la circunstancia de que bajo ciertas condiciones horribles casi todos podemos ser monstruos, como lo niños soldado (por ejemplo). Entonces, si hay arrepentimiento y se es imperfecto, ¿El alma de un ser imperfecto va a ser destruida en algún momento? No me gusta nada la palabra destruir, prefiero el infinitivo construir.

Probablemente no haya entendido nada, pero al menos lo he intentado como siempre. Saludos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario