17 de octubre de 2018

Guiso de garbanzos en olla rápida. 1/2


A lo largo de la secuencia de mis años no me ha llamado la atención la cocina ni sus proximidades como los suministros, el fregadero, y los fogones de distintas tecnologías.

Recientemente, y por razones de trabajo antes que devoción, me he aproximado a los asuntos culinarios y sus variaciones para descubrir que me lo he planteado muy bien en el pasado. Considero y creo, guste o no a quien lea esto alguna vez – si es el caso-, que cocinar requiere un esfuerzo que no es valorado por los demás a excepción , evidentemente, de los cocineros y grumets que se ganan los cuartos en este oficio. En este asunto de oficio me llama la atención que los que tienen más reconocimiento público son varones. ¿Será cuestión de testosterona? Pero esto es otra historia, una historia diferente a la que quiero relatar.

He de subrayar el esfuerzo diario de muchas madres, padres, abuelos, u otros trabajadores de la cocina no remunerados.

Tampoco pretendo con estas entradas consecutivas hacer un estudio antropológico del asunto, si no comentar diferentes y simples recetas que forman parte de mis rutinas laborales actuales como ayudante , o colaborador, del hogar.

Antes de continuar, quiero agradecer las enseñanzas recibidas a las diferentes mujeres que me han ayudado y me están ayudando ahora. Incluyo a mi compañera de camino, a su madre, y a mi madre. Gracias.

Guiso de garbanzos en olla rápida:

Puedes comprar estas legumbres preventoseo a granel, en bolsas de distintas variedades, o en botes precocinados. En todos los casos, menos en el último, hay que meter los garbanzos en agua el día antes para reblandecerlos.

Parece ser que hay garbanzos macho y hembra, pero no he tenido ocasión de comprobar su sexo.

Tras elegir la cantidad de garbanzos necesaria, en base a los comensales, hay que trocear las siguientes verduras a discreción: media cebolla, una patata y una zanahoria mediana por comensal, un buen trozo de calabaza más o menos como un puño, y setas de temporada o, en su ausencia, cultivadas como los champiñones, u otras setas de alpaca. La porción de setas más interesante es de tres ramas por comensal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario