31 de agosto de 2018

Riqueza y Poder en Andalucía. 2/4


Evidentemente no podemos dejar el futuro en manos de las grandes corporaciones porque, sencillamente, no están diseñadas para repartir, si no para ganar lo máximo posible sea como sea, y con las justificaciones, o estrategias , que sean necesarias para que sus dueños , o accionistas, ganen el máximo dinero posible. Maximizar beneficios como sea y minimizar gastos casi como sea. Perogrullo de carácter altamente egoísta. Y el egoísmo no va a arreglar los problemas de muchos, aunque, evidentemente, todos seamos básicamente egoístas. Perogrullo también antes y después del voluntariado y la pública generosidad. Quiero expresar, para evitar ambigüedades, que más allá del voluntariado o el sacrificio por los demás , cuando sucede, está el hecho inevitable del egoísmo. Evidentemente, otro perogrullo -siqueira para mi- , es que pueden establecerse muchos niveles de egoísmo.

Si la cosa sigue igual, el futuro que se presenta es de locos. Antiguamente el tiempo , los alimentos, el cobijo de cosechas animales y personas, y el agua potable, determinaban la prosperidad o desgracia de las comunidades, tribus, pueblos, etc. Ahora los actos de grandes corporaciones, secundados irremediablemente por la clase política y los estados, definen el futuro de todos a corto plazo y, sinceramente, no están capacitadas para ello. Como ya he escrito arriba, y como muchos supongo que sabéis.

Sí hay futuro es más allá de la globalización. Quizás sea el momento de desactivarla y volver a las ideas de mercados locales y, como mucho , nacionales dejando, evidentemente, la libre circulación de personas entre países, estados y/o naciones. Libre circulación de personas , pero no de mercancías. El valor de las mercancías que circulan debe ajustarse con aranceles para , desgraciadamente, compensar diferencias. Si un país tiene trabajo esclavo, o semiesclavo, con una mano de obra muy barata, el sistema local, o nacional, tiene que compensar y negociar con los proveedores globales.

Continuará

No hay comentarios:

Publicar un comentario