29 de agosto de 2018

Pistis Sophia 27: Una de Adamas y tiranos. Terror.


Adamas y los tiranos luchan contra la luz

Sucedió que todos aquellos que estaban en los Doce Aeones, cuando vieron la luz que estaba conmigo, fueron poseídos de una gran agitación y corrieron por todos lados en los Aeones y todos los Aeones y todos los cielos y sus órdenes se agitaron uno contra el otro debido al gran temor que poseían porque ellos no sabían nada acerca del misterio que había sucedido. Y Adamas, el gran tirano, y todos los tiranos en todos los Aeones, empezaron a luchar en vano contra la luz sin saber contra quien estaban luchando puesto que ni veían nada más que la sobredominante luz.
Sucedió entonces que cuando ellos lucharon contra la luz, todos y cada uno de ellos se debilitaron y fueron sacados de los Aeones y se convirtieron en los habitantes de la tierra, muertos y sin aliento de vida”.

Les quita un tercio de sus poderes

Y tomé de todos una tercera parte de sus poderes, para que ellos no tuvieran participación en sus diabólicas actividades y para que si los hombres que están en el mundo los invocaran en sus misterios – esos que los ángeles que los violaron han continuado, es decir, sus hechicerías -, no pudieran lograrlo en dichas invocaciones”.

La caña continua. El Resucitado comienza a tomar medidas para protegerse de sus enemigos, esos que él saca de los Aeones .
Asusta un poco que esos seres existan. Asusta desconocer su poderes efectivos. Es curioso , o asusta también , observar que los rebeldes pierden luz y caen. Por los designios del Cristo Resucitado, al que evidentemente no aceptan, son degradados de su posición de poder , y de luz, para convertirse en “...los habitantes de la tierra”.

Entonces. Todo esto significa que:

¿Todos somos ángeles o dioses caídos?
¿Solo somos esos entes cierta cantidad de humanos actuales?
¿Solo sois ángeles o dioses caídos algunos de vosotros?

En esta ocasión da caña y hay consecuencias, como la pérdidas generalizadas de poderes. Respeta su existencia pero los castiga. La ambigüedad surge en mi por la brusquedad consecuente a la rebeldía de seres que estaban en dimensiones extra. ¿Envida? ¿Celo? ¿Orgullo? No tengo ni idea pero me sorprenden las medias tomadas por el Resucitado cuando no aceptan ,literalmente, su sobredominante luz. 
Me gustaba más el Resucitado cuando pasaba olímpicamente de los diferentes jerarcas que iba conociendo en su crecimiento luminoso, pero, claro, no soy ningún esoterista. Solo soy un animal que no comprende las consecuencias y tampoco comprende, menos aún, que se sobreentienda, en cierta forma y manera, que los habitantes de la tierra seamos lo peor de lo peor, o lo más bajo del multiverso. Ni somos tan buenos ni tan malos. Solo tenemos curiosidad, mucha ignorancia, y ganas de disfrutar de los placeres de la vida. Creo que solo nos falta equilibrio, pero esto último solo es una conjetura Carenada.

Saludos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario