11 de mayo de 2018

El Anticristo 1/3



Recientemente he terminado de leer El Anticristo de Friedrich Nietzsche y, sinceramente, ha habido momentos en los que lo he pasado bastante mal , por no decir muy mal. El torrente de indignación enfocado, básicamente, a toda la jerarquía de la Iglesia Cristiana y, sobre todo, a toda la jerarquía de la Iglesia Protestante y cristiana es bestial y salvaje.

Podría subir, como he hecho en otras ocasiones, muchas partes de sus textos conforme a lo expresado en el libro traducido: Friederich Nietzsche. El Anticristo. Alianza Editorial. 1986 ISBN 84-206-1507-2 , pero no voy ha hacerlo pues sería algo parecido a lo que estoy haciendo con Pistis Sophia , copiar y pegar casi todo el texto. 
Para evitar que se eternice esta entrada en decenas de partes solo voy a subir tres, y en base a esto me voy a limitar a expresar sus leyes contra el cristianismo que entiendo más bien como leyes contra cualquier jerarquía burda que se apoya en ideas preciosas que no tienen nada que ver con los hechos ni con los actos. En mi necedad perpetua traduciría así estas leyes: “Leyes contra el abuso de poder basado en cualquier fe honrada y justa” o, que también sirve, : “Leyes contra cualquier fe que se ha podrido en el tiempo, cuyos egos jerárquicos se han emparentado con la mayor de las incoherencias entre ideas pregonadas y actos consecuentes”, o para terminar: “Leyes contra una jerarquía hipócrita con su teórica fe”.

Guerra a muerte contra el vicio, el vicio es el cristianismo:

Traducción Carenada: Estoy harto de tanta mentira dentro de mi religión nativa. Odio a mi padre .

Artículo primero: Viciosa es toda especie de contranaturaleza. La especie más viciosa es el sacerdote: él enseña la contranaturaleza. Contra el sacerdote no se tienen razones, se tiene el presidio.

Traducción Carenada: Odio a mi padre y a muchos sacerdotes. Son unos hipócritas y, encima, presionan hacia la castidad.

Articulo segundo: Toda participación en un servicio divino es un atentado a la moralidad pública. Se será más duro contra los protestantes que contra los católicos, más duro contra los protestantes liberales que contra los protestantes ortodoxos. Lo que hay de criminal en ser cristiano crece en la medida en que uno se aproxima a la ciencia. El criminal de los criminales es, por consiguiente, el filósofo.

Traducción Carenada: Odio a mi padre y soy un criminal pero , aun así, voy a seguir filosofando hasta mi muerte. Estoy harto de tanta hipocresía, de tantos mentirosos que solo quieren el poder que sea, la distinción que sea...Sea.

Continuará


7 comentarios:

  1. harme caso12/5/18 13:15

    Yo de tí me limitaría a leer Mortadelo y Filemón o vas a acabar con camisa de fuerza.

    ResponderEliminar
  2. Va a acabar hasta con pantalón de fuerza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo13/5/18 8:41

      Con placa de superaleación Z en el trasero

      Eliminar
    2. Por supuesto

      Eliminar
  3. Próximo libro a analizar:

    50 sombras de Confucio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O el libro de recetas de Karlos Arguiñano desde una perspectiva marxista-leninista: ¿es lícito el uso de la termomix cuando hay millones trabajadores explotados?

      Eliminar
  4. Carenado borra sus tuits ofensivos contra Naciones Unidas y los fabricantes de alargadores de pene y en los servidores de Twitter se queda libre un exabyte.

    ResponderEliminar