4 de marzo de 2018

Entrelazamiento cuántico extradimensional 1/ 2


Hoy voy a atreverme con un poco de filosofía de la ciencia. No es que esté cualificado ni lo pretenda; dejo este asunto a los grandes cerebros que se han preocupado de estos temas en el tiempo , puesto que lo único que puedo ser ante ellos es un ego envidioso.

Fuera aparte de mi nula vanidad, e incompetencia segura, inicio la reflexión de la mejor manera que puedo permitirme. También intentaré terminar esta reflexión de igual forma.

La recién publicada teoría de la relatividad de Einstein y los inicios de la teoría cuántica convivieron durante un tiempo durante el siglo pasado y generaron la siguiente paradoja entre sus teorías: La Paradoja de Einstein-Podolsky-Rosen (EPR)

Dicha paradoja surge porque el entrelazamiento cuántico entre dos partículas, que se produce en un tiempo del pasado dentro de un escenario o laboratorio, permite medir la posición de una partícula (1) y saber instantáneamente la posición de la otra (2) que se ha llevado a otro escenario muy alejado físicamente del escenario donde se ha dejado la partícula uno (1), y por ende donde se generó el entrelazamiento entre las dos. Esta paradoja surge porque esta circunstancia experimental se contradice con la teoría de la relatividad de Einstein, dado que ,aparentemente, la información se ha transmitido de forma instantánea y no a la velocidad de la luz.

También han llamado a esta paradoja teletransportación cuántica , cosa que puede generar cierta ambigüedad pues lo que se transmite es información, pero no materia. 

Estos dos párrafos anteriores están apoyados en la Wiki y en lecturas históricas de mi apreciada revista Investigación y Ciencia, donde se publican artículos frecuentes sobre la teoría cuántica y sus avances. 

La acción a distancia instantánea que subyace en la paradoja EPR ¿Por qué se produce?¿ A qué se debe esta acción instantánea, Carenadamente escribiendo? (Aquí empiezo con mi pequeña fantasía , o imaginación, según quien me lea).

Continúa en entrada siguiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario