18 de febrero de 2018

La máxima de oro.


En mi corto afán por leer sobre asuntos filosóficos e interesantes, según quien lo vea, he terminado el caminante y su sombra de Nietzsche y es menester expresar el aforismo 345 y sus consecuencias lógicas y reflexivas.

Con esta entrada de hoy termino este libro de mi estimado autor y filósofo que está , por razones naturales, criando malvas.

Dice el antedicho: Parece que no ha llegado aún el tiempo de que todos los hombres puedan tener la suerte de aquellos pastores que vieron iluminarse el cielo por encima de ellos y oyeron estas palabras:”Paz en la tierra a los hombres de buena voluntad”.... Solo al hombre ennoblecido le es dada la libertad de espíritu;...él puede decir que vive a causa de su alegría ...En otros labios que no fueran los suyos su divisa sería peligrosa: “Paz a mi alrededor y buena voluntad para con todo lo que está cerca de mí” .

En este aforismo, que Nietzsche titula “La máxima de oro” , el autor deja claro varios conceptos importantísimos y nada nuevos. Deja claras las claves para un mundo, sinceramente, más justo. Ahora solo queda, tras más de un siglo de estas palabras escritas en redundancia de ideas más antiguas que las del propio Nietzsche, que estas buenas ideas se lleven a cabo en todos los niveles humanos y sociales.

Espero, y deseo, que la buena voluntad y la Paz entre los seres de este precioso planeta sea una constante a corto, medio y largo plazo. Ya está bien de tantos egos amplificados que se creen tanto y cuanto, y que dedican su tiempo, y esfuerzo, a mantener sus privilegios de señores. Estoy cansado de tantos señores de izquierda, derecha y centro. Basta. Las ideologías deben dejar de ser utilizadas para conseguir el poder y repetir actitudes y aptitudes narcisistas, egoístas, sesgadas, y contrarias al bien común. Necesitamos , necesito, buenos gestores del bien común, antes que ídolos egoístas y endeudados con sus colegas y compinches.

Saludos.

1 comentario:

  1. Sinfónica del Tirolínea19/2/18 16:11

    Carenado propone una nueva versión del himno de España en esperanto, con opción a introducción de instrumento de viento por parte del cantante.

    ResponderEliminar