20 de febrero de 2018

Estado Protector


Hace unas estradas escribí sobre un libro de economía donde se analizaba el estado del bienestar y su viabilidad a medio y largo plazo. Lo que más me gustó de él fue la visión del británico Keynes, que durante unas décadas recibió el apoyo de otros expertos en economía de su momento histórico y, gracias al apoyo recibido, se desarrolló la idea del estado del bienestar.

El libro en cuestión posee un título interrogativo:

Oscar Vara Crespo ¿Es sostenible el estado del bienestar? RBA, 2016

Desde mi visión de los acontecimientos del pasado, y siendo un ignorante en este asunto y en todos los asuntos en general, pues los años me van haciendo mas humilde y, paralelamente, pedante, necesito expresar las siguientes consideraciones.

El estado del bienestar Keysiano resolvió , a mi entender, la competencia con los estados socialistas , y/o comunistas, de la posguerra ofreciendo protección estatal a la población desde cierto endeudamiento de los estados democráticos o capitalistas. Una vez terminada la competencia con “el comunismo” , y la reconstrucción post-bélica, surgió curiosamente lo que llamaron “la tercera vía” que no fue más que una perdida de derechos adquiridos por los ciudadanos y un incremento de los deberes, para acercar posturas ideológicas más o menos conservadoras en la búsqueda del aparente consenso (en el caso británico acercar posturas entre laboristas y liberales).

En resumidas cuentas esta “tercera vía” fue una pérdida del estado de bienestar de Keynes . Desde su fin el ciudadano ha ido ganando grados de esclavitud o servicio , o ha ido perdiendo derechos adquiridos. Esta tercera vía reconocía y reconoce, por ejemplo, que el desempleo procede de las deficiencias en la preparación del desempleado. Por simple deducción: Desde la” tercera vía” la situación de desempleo es responsabilidad del ciudadano desempleado, y no de un sistema inmerso en la codicia y, evidentemente, en la avaricia de los que tienen mucho y quieren más sin límites.

En un mundo donde se fomenta el egoísmo más voraz, inmerso en ideas como el oportunismo y, en cierta forma y manera, en la competencia atroz o absurda, que también sirve... En un mundo así, el estado debe ser el protector de sus ciudadanos y , a continuación , el protector de los ciudadanos del mundo.

La globalización ha traído , como no podía ser de otra manera, competencias imposibles que están pagando los débiles. Evidentemente, es el estado del bienestar el que debe proteger a los débiles, pues los fuertes se protegen muy bien solos. Las democracias deben proteger a sus poblaciones respetando a las otras, pero valorando los intereses generales de la mayoría de su población ,y no el de unas minorías como realmente sucede. Demasiados imperios.

6 comentarios:

  1. Tiroline Gazzette20/2/18 15:23

    El ministro de Infraestructuras y Chanchullos del Tirolínea inaugura hoy el puente aéreo entre el taller de Carenado y el Viruta

    ResponderEliminar
  2. Sale a la venta la biografía no autorizada de Carenado: "FUEGO en el taller Y FURIA"

    ResponderEliminar
  3. Bomben Magazinen20/2/18 20:36

    Según revela el historiador austriaco Klaus Hecatomben, Hitler pensó en sustituir la muralla del atlántico por un ejemplar de Mein Poemen de un tal K. Karrenaden cada 10 metros de playa, dado el efecto que la lectura del prólogo de dicho panfleto consiguió en Goering, que perdió 20 kg en 5 minutos y estuvo dos semanas con espasmos tremebundos e intentando que Churchil lo contratara de mayordomo.

    ResponderEliminar
  4. La gaceta de Berna21/2/18 12:01

    Carenado huye a Suiza para no ser juzgado por el Tribunal de la Haya por crímenes contra la literatura.

    ResponderEliminar
  5. USA Tomorrow21/2/18 14:28

    Trump iniste en poner aranceles a la importación de novelas carenadas

    ResponderEliminar
  6. Fracasa el intento de Carenado de hacer vino con acelgas.

    ResponderEliminar