14 de noviembre de 2017

La relatividad de la leyes



Desde hace semanas vengo escuchando la idea de que la ley hay que respetarla y , como no podía ser de otra manera, se me ocurre reflexionar en torno a ello desde mi absurdo personal e intransferible.

La mayoría de las leyes que conozco no son absolutos. No son absolutos, sino imposiciones y, en ocasiones, son promesas electorales cumplidas o acuerdos tácitos apoyados en ética, moral y/o intereses generales e históricos (costumbres).

Rememoro en mi mente de patata, tal cual otra que se preste, y recuerdo : la ley de la pena de muerte, la de pernada, la de la esclavitud, la de la expropiación, la del despido procedente, la del despido libre, etcétera… Tampoco es cuestión de ponerme a presentar las leyes que he conocido en mi espacio tiempo concedido. Pero sí busco, y mucho, dar a entender que muchas leyes humanas del presente pueden cambiarse como se han cambiado muchas del pasado. Es menester expresar que las leyes tienen grados inevitables. Y existen grados desde los que no podemos sustraernos ninguno de nosotros. Esos grados inevitables de ley son las leyes naturales como, de momento:

-La ley de la gravedad.
-La ley del nacimiento, vida y muerte.
-La ley del dolor propio y ajeno.
-La ley de la cadena trófica.
-La ley de la codicia generalizada, o del egoísmo.
-La ley de la recurrencia...

Antes de expresar más leyes auto-consideradas, antes que realmente fundamentales, pues es un asunto discutible, dejo entrever que los grados de ley son evidencia palpable y no debe asustarnos, en principio, ir contra la ley en tanto en cuanto no se cause un daño directo a alguien, o a uno mismo. Asunto , en muchas ocasiones, difícil de definir. Evidentemente, además de la mutabilidad de las leyes vigentes, también existe la libre interpretación de esas leyes.

Inevitablemente , y por definición, ir contra la ley no supone , en principio, una infracción que vaya en contra de la ética natural o de la moral. ¡Ojo!
Es menester estar más allá de las leyes. Es menester estar antes y después de estas. Solo son referencias tales , como la altura de una barra de salto de altura.