24 de septiembre de 2017

Más 44

Muchas personas , una vez han conseguido un cierto nivel adquisitivo, tienen miedo a no poder mantenerlo, a perderlo, y la esperanza ha pasado a ser un Dios llamado dinero, o Cuartos que también sirve. El mundo de la moral ha integrado , peligrosamente, valores del mundo del mercado y su pirateo. Ante unas sociedades menos religiosas se ha producido un transporte de valores donde Dios y Dinero se han acercado semáticamente. Para demasiados humanos de hoy Dios es el Dinero. Este transporte de valores morales está basado en el miedo a no tener, en el miedo a la pobreza, en la esperanza de que te toque un buen pellizco desde un juego de azar , o desde un buen negocio. Está claro que estos son motivos vigentes de conservación de la moral. No tengo dudas al respecto.

En cuanto a los grados de moral especificados por Nietzsche considero que están demasiado centrados en la moral europea. No son universales. Y digo esto porque menciona entre sus grados los mandamientos de la ley de Dios , que no afectan a todas las religiones del mundo ni a todas sus morales. Y también lo digo por su definición , totalmente europeísta y descristianizada, de espíritu libre.

Carenadamente escribiendo los grados de moral deben surgir de la integración positiva de todas las morales existentes en las sociedades presentes en nuestro planeta, sin distinción de supremacías culturales que suelen estar amparadas en aspectos tecnológicos antes que filosóficos. Y al escribir “integración positiva” me refiero a aspectos morales concretos vinculados con la construcción de futuro antes que con la destrucción homínida de un individuo o muchos. Positivo es para uno, para unos pocos, y para muchos. Creo que es posible. Una moral así de integradora sería una moral postprimitiva. Sería una moral realmente inteligente, antes que estúpida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario