29 de septiembre de 2017

Espíritu libre según Carenado

Un espíritu libre Carenado debe ser un ser humano que ha integrado su espiritualidad , llena de poderosos valores morales y éticos bien entendidos, a su capacidad de libre pensamiento. Un homínido que ha llegado más allá de la religión desde una religión. Un humano que ha tenido su soporte, o su base, en una moralidad con firma (cualesquiera de las religiones constructivas del mundo) y crece desde esa educación recibida. Digamos que un espíritu libre Carenado debe poseer un sentimiento religioso tolerante y respetuoso con todas las opciones existentes y razonables que no causan mal a sus miembros ni al grupo. Y, como ya he expresado en entradas anteriores, una de las religiones, que normalmente no se considera religión, es el ateísmo confeso.

Decir esto puede parecer un imposible pero considero que no es así , pues estoy escribiendo sobre una auténtica integración de moralidades, espiritualidades y sentimientos de eternidad. Y expreso sentimientos de eternidad para incluir retornos, reencarnaciones, resurrecciones, leyes del Karma, leyes del Dharma, mandamientos,...

Evidentemente el espíritu libre Carenado puede hacer , si lo necesita o desea, apología de su fe. Eso se llama misión y hay muchos misioneros de muchas religiones. Dentro de los Cristianos Católicos conocí a los Misioneros de África y su apostolado dentro de la animación misionera. Excelente y normal. También he conocido, en persona o desde medios de masas, Veganos ( aunque no se consideren religión para mi sí lo son), Gnósticos, Cristianos protestantes, Induistas Brama, Testigos de Jeová, Cienciologístas (Cienciologia) , Ateos, Agnósticos escépticos, etc...

Repito , aunque no sea entendido por muchos, que la clave del espíritu libre , desde el punto de vista Carenado, es un ser humano con  una base religiosa y espiritual desde la que crece y se desarrolla. Entiéndase, desde mi visión de las cosas, que la religiosidad es la semilla de todo espíritu libre que debe respetar la diversidad de semillas que hay en el universo de los objetos y los sujetos que viven en el espacio-tiempo. Las semillas deben compartir el terreno, el tejido del espacio-tiempo dentro del que suceden los acontecimientos conocidos y desconocidos.