27 de agosto de 2017

Tras la sombra 1


La palabra amenaza parece constituir el referente actitudinal de la comunidad de débiles. Evidentemente hay que minimizar la amenazas a la comunidad sí queremos un sistema que no esté apoyado en el miedo, como es el nuestro. Y minimizar no es incrementar el poder y nuestra amenaza sobre otros como expresa la proposición cinco. Eso es seguir los principios primitivos de justicia y moral que tenemos que superar. Y para superar estos principios antiguos solo queda la fundación de principios nuevos que, en el fondo teórico, no son tan nuevos. Solo hay que desenmascarar la vileza camuflada de los abusones sin dañar físicamente a nadie, pues sí se daña a personas con intereses contrapuestos a los nuestros, la nueva fundación es un mojón. Tenemos el referente de los asesinatos masivos de las dictaduras comunistas en la historia. ¡Horrible! Las personas viles deben ser desacreditadas y depuestas de forma pacífica y asertiva. Tarea que debería realizar , y no realiza bien, la ONU, por ejemplo.

Es una pena que , con todo su propósito y verdad, la comunidad sea una organización de débiles que se unen. Esta idea de debilidad es un zapato viejo que hay que reparar o , por contra, cambiar por uno nuevo, resistente, duradero y cómodo. Esta idea de debilidad surge en contraposición a fortaleza pero, desde mi visión, ambos conceptos son conceptos primitivos que tenemos que superar. Sí una sociedad inteligente quiere evolucionar hacia un sistema más libre no puede apoyarse en el libertinaje de unos pocos que aplican su rodillo , o poder sin discusión. No puede apoyarse en la dualidad fuerte /débil . Eso no es futuro, sino pasado, si me pongo a contemplar los comienzos del siglo XX, por ejemplo. Los conceptos reciclados , que deben parecer zapatos nuevos, son construcción y colaboración en paz y debate. Me gustaría decir que son amor y concordia pero las voluntades homínidas tienen que dar pasos intermedios hasta conseguir esos preciosos objetivos que, sí los pasos se van dando de forma correcta, llegarán. 

Así pues: En un segundo momento la comunidad es la organización de constructores y colaboradores pacíficos que trabajan para equilibrar la acción de los poderes primitivos que los amenazan, hasta la instauración de poderes constructivos de segundo orden.

No hay comentarios:

Publicar un comentario