18 de agosto de 2017

Aire.Viento.


La brisa de la noche, esa que ha estado circulando antes de la invención de los ventiladores y los aires acondicionados, constituía un elixir para Filo.

Filo siempre buscaba tiempo para irse al campo y bañarse en el viento. Lo buscaba y lo encontraba. Si el aire venía del norte se orientaba hacia allí, si venía del oeste se orientaba hacia el poniente. Hasta, ocasionalmente, disfrutaba del templado solano. Realmente, se comportaba como una veleta sin serlo. Buscaba el fresco para gozar con él, para disfrutarlo. Hasta llegaba a no depilarse el cuerpo para sentir más el roce del aire en movimiento. No es que no fuese femenina, sencillamente tenía otras prioridades.

Cada noche de verano hacia lo mismo dentro de su espacio-tiempo asignado y disponible. Bañarse en el viento era gozoso, además de refrescante. Cuando había tomado su sitio, y el viento se deslizaba por su piel , ella desconectaba de sus problemas “chuminosos” y diarios, conseguía descargarlos de sus emociones para desecharlos en la papelera sin reciclaje de su bien intencionada mente.

Filo y el viento constituían una dualidad como la de una moneda. Se complementaban de tal manera que formaban una perturbación armónica de la pedantería de los objetos y sujetos. Hasta, ocasionalmente, eran ciencia y metáfora, ideas y datos, fantasía e imaginación, orden y caos, en perfecto equilibrio metaestable.

Una acción tan aparentemente parada era algo sumamente importante para Filo.  Y no le servía el aire de los ventiladores, por muy buenos o potentes que fuesen. No era lo mismo, en el más perfecto de los absolutos. El aire natural tenía olor e, incluso, sabor. Tenía hasta nacimiento y muerte.

Si en algún momento cesasen los vientos en su querido municipio, tendrían que inventarlos, o ella mudar su residencia.


4 comentarios:

  1. "Si en algún momento cesasen los vientos en su querido municipio, tendrían que inventarlos, o ella mudar su residencia."

    O llamarte a tí y darte un bote de fabada

    ResponderEliminar
  2. National Paleontographic20/8/17 20:14

    Recientes estudios científicos constatan que el Mar Muerto estaba vivo cuando Carenado era joven.

    ResponderEliminar
  3. "Filo y el viento constituían una dualidad como la de una moneda"

    ...o como la tuya con el espray de pimienta

    ResponderEliminar
  4. Cuando Carenado va a Matalascañas ponen la bandera roja

    ResponderEliminar