26 de abril de 2017

Dioses medianos III

Ezequiel, que había interactuado menos con los humanos, y las humanas, comenzó a discutir con frecuencia con su amigo Mondo, muy implicado en su nueva situación. Desgraciada, e inevitablemente, comenzaron a discrepar mucho en el trato que merecían los animales hombre.
Según Ezequiel, su amigo había perdido la perspectiva al liarse con la humana.
Según Mondo todos los dioses medianos estaban equivocados y eran, de facto, unos peleles consentidos. Los dioses habían perdido un montón de valores en su ascensión. La vida eterna y el poder, su poder de dioses, tenían muchos inconvenientes mentales.
La relación fue deteriorándose y hubo un cisma. Cada uno continuó con una religión monoteísta diferente, que conllevaba un trato diferente por parte del animal hombre. Continuaron su amistad milenaria pero comenzaron a verse menos. Este juego había dejado de serlo. Ahora tenían menos cosas en común, salvo el espacio tiempo común en que se desarrollaban los acontecimientos de los objetos y sujetos del universo.
Pasado un largo tiempo Ezequiel, que estaba perdiendo adeptos o feligreses, buscó a su amigo para hablar seriamente sobre los humanos. Quería saber qué estaba pasando, y anticiparse a lo que podría pasar a corto plazo en la granja llamada Tierra. Esta fue una de las primeras conversaciones agrias entre dos amigos que parecían estar en crisis.
- Pero vamos a ver, querido Mondo. No comprendes que los humanos son seres inferiores. Has practicado una especie de zoofilia. Te has enamorado de un animal hembra. La religión humilde que has desarrollado va a dar problemas. En la religión debe predominar el miedo y el temor, antes que esa patochada llamada Amor.
- No es el caso. Apreciado Ezequiel. Estos seres son más de lo que pensábamos, y nosotros somos menos de lo que pensábamos. He comprendido nuestro error. Ignoro en que momento de nuestro espacio tiempo común perdimos la perspectiva. Estos seres sienten y padecen como nosotros y, encima, son mortales.
- Por eso no son dioses. Su mortalidad es el límite. Nosotros somos más.
- Querido Ezequiel. Que se amen entre ellos , y que nos amen, es la solución. Tienen la chispa divina. Nosotros estamos enfermos. Somos una especie enferma que ha perdido la perspectiva y la empatía. Que sea padre me ha hecho entender que tenemos mucho en común con los humanos.

...Continuará...

2 comentarios:

  1. Ezequiel, Mondo...te falta Lirondo.

    ResponderEliminar
  2. "Ezequiel, que había interactuado menos con los humanos, y las humanas"

    Te cabe todo y toda.

    ResponderEliminar