30 de abril de 2017

Dioses medianos VI

Mientras Ezequiel escuchaba a su hermano, Mondo continuaba su breve discurso. Los dioses medianos tenían la facultad de esperar el fin de los argumentos del otro para, a continuación, presentar los suyos. Digamos, sencillamente, que durante sus diálogos se respetaban la palabra antes que atropellársela. También, evidentemente, intentaban no alargar demasiado sus proposiciones para no redundar mucho, ni perderse por los cerros de Úbeda.

-...Y como víctima de nuestro sistema estructuralmente jerárquico participas de sus vilezas. Estás perfectamente adaptado al sistema de órdenes jerárquicos: generados, no generados, autogenerados, dadores de luz, impares, regidores, autoridades, señores, arcángeles, ángeles, decanos y servidores de las diferentes esferas dimensionales.
- No puedes pasarte la jerarquía por aquel lugar indefinido -comenzó Ezequiel con rostro algo tenso. Si observas, los humanos no están en dicha jerarquía pues son seres inferiores. Son, como ya te he dicho, bichos. Bichos enredas. Por ejemplo: son mayores las leyes que les afectan en su espacio tiempo tridimensional supeditado a nosotros. Eso es así porqué , te guste o no te guste, están para servirnos. Dejamos que se maten un poco porqué no pueden evitar la violencia. Nosotros los dioses no nos matamos. Ellos sí.
- La jerarquía genera infelicidad en los homínidos. Nosotros no nos matamos pero manipulamos a los humanos para que lo hagan por nosotros. Es, sinceramente, un despropósito. Tenemos que ayudarles a que sean dioses en algún momento, en lugar de dejarlos en el fango. La ley del Karma y el Darma es muy dura. Nosotros no tenemos que pasar por ella. ¿Te has preguntado por qué?
- Pues, sinceramente, no. Me ha dado ,y me da igual. Sé que me repito mucho pero como son animales de granja, pues solo me preocupo por que no se maten mucho y que sufran un poco para que yo esté feliz y alimentado.
- De verdad que pareces eso que los humanos llaman Vampiro. Me das pena y sigo agradeciéndote que hallas acudido a mis súplicas. Te amo, aunque seas un becerro.

Continuará...

Dioses medianos V




Las discrepancias entre los amigos iban in crechendo. Con el paso de las décadas Mondo comenzó a perder seres queridos sin poder hacer nada para evitarlo. Sufría lo indecible. Ezequiel, por su parte, padecía muchos menos dolores desde su soberbia aprendida entre vanidades, desde su palco mental, desde su distancia autocomplaciente de ser superior. Los dos , antes de darse cuenta, estaban enfrascados en guerras de religión. 

No sabían muy bien como habían comenzado los altercados violentos pues, aunque eran dioses medianos de vida eterna, no podían estar en todas partes.Mondo era el más sorprendido tras el reciente belicismo. No comprendía bien lo que había hecho mal. Su religión era defensora del amor entre los seres y repudiaba la violencia. Sin embargo, la violencia había llegado. La justificación de sus feligreses era que habían empezado los otros y debían defenderse. Y después de esa justificación vino la siguiente: La mejor defensa es un buen ataque. Ya estaba liada la guita que sola se lía.

Mondo buscó a Ezequiel para intentar parar los enfrentamientos religiosos. Lo buscó y lo encontró en la cima de una montaña de tres mil metros situada, concretamente, en la actual alpujarra granadina. El primero en hablar fue Ezequiel.
- Hola querido Mondo. Dime.
- Hola querido Ezequiel. Gracias por responder a mis súplicas. Tenemos que parar la guerra. Solo está alimentando el odio y la venganza. Es como todas las guerras. Es absurda.
- Todas las guerras son absurdas. Querido hermano. Todas. En las granjas humano planetarias siempre las ha habido. Se trata de una forma de selección artificial de los más fuertes, de los más astutos, y de los que tienen más capacidad de sufrimiento desde la supervivencia, los esclavos de siempre que con su sufrimiento, más allá de raza o religión, alimentan nuestras almas.
- Me encanta escucharte como siempre, pero tu filosofía es fascista. Te guste, o no te guste, te enseñaron esa forma de pensar en nuestras escuelas de "dogmasofía". Tu pensamiento nunca ha sido libre sino sesgado, dogmatizado, jerarquizado, parcial. Eres una victima de nuestra crianza divina.

Continuará..

28 de abril de 2017

Dioses medianos IV



- Veamos, amigo Mondo. Sabes que nosotros podemos movernos entre diferentes espacios dimensionales, y los humanos están supeditados ,sometidos, a tres dimensiones. Sabes que el tiempo les pasa factura a ellos y a nosotros no. Ellos envejecen. Sabes que aunque podemos morir por un accidente, tienen que darse circunstancias muy adversas o atrevidas. Conocemos casi todos lo Misterios del Universo, muchos Órdenes, muchos Regidores, muchos Decanos, muchos Ángeles y Arcángeles. Conocemos mucho más del universo que los miserables humanos. Son, aunque no te guste que te lo diga querido amigo Mondo, bichos. Bichos llenos de peligros.

- Es verdad. No puedo negar muchas de tus proposiciones, pero considerar desde ellas que nosotros somos seres superiores es un error. Es enfermedad. No tienes ni idea, querido Ezequiel, de lo que es ser grande. Ser grande es ser con los otros seres, no ser sobre los otros seres. Tienes un problema de proposición, de propósito. Eres, tal como yo era antes, un dios mediano un poco prepotente y estúpido. Al igual que muchos otros dioses, arcontes, señores, regidores, etcétera... que han perdido el sentido de la existencia. Se han perdido en lo eones y, por que no, en los aeones. Tanta jerarquía les ha dañado el cerebro.

-Estas un poco borde. Creo, de momento, que voy a seguir con mi religión monoteísta basada en el miedo y el castigo. Es lo que se merecen los bichos hombre. Sabes que son perversos entre ellos. Que se hacen daño sistemáticamente.

- Es verdad que estoy un poco borde. Es verdad que algunos humanos son dañinos... Pero me pongo borde para que percibas mis profundas discrepancias contigo, y con todos los dioses del espacio tiempo eterno común situado en la región invisible. Es el amor hacia los seres con conciencia y chispa divina lo que debe promocionarse, lo que debe ser fomentado y valorado. Amar, entre otras cosas, es querer el bien del amado y de los amados. Esta religión del amor que proclamo es la solución antes que el problema. Estás equivocado.

,,,continuará.

26 de abril de 2017

Dioses medianos III

Ezequiel, que había interactuado menos con los humanos, y las humanas, comenzó a discutir con frecuencia con su amigo Mondo, muy implicado en su nueva situación. Desgraciada, e inevitablemente, comenzaron a discrepar mucho en el trato que merecían los animales hombre.
Según Ezequiel, su amigo había perdido la perspectiva al liarse con la humana.
Según Mondo todos los dioses medianos estaban equivocados y eran, de facto, unos peleles consentidos. Los dioses habían perdido un montón de valores en su ascensión. La vida eterna y el poder, su poder de dioses, tenían muchos inconvenientes mentales.
La relación fue deteriorándose y hubo un cisma. Cada uno continuó con una religión monoteísta diferente, que conllevaba un trato diferente por parte del animal hombre. Continuaron su amistad milenaria pero comenzaron a verse menos. Este juego había dejado de serlo. Ahora tenían menos cosas en común, salvo el espacio tiempo común en que se desarrollaban los acontecimientos de los objetos y sujetos del universo.
Pasado un largo tiempo Ezequiel, que estaba perdiendo adeptos o feligreses, buscó a su amigo para hablar seriamente sobre los humanos. Quería saber qué estaba pasando, y anticiparse a lo que podría pasar a corto plazo en la granja llamada Tierra. Esta fue una de las primeras conversaciones agrias entre dos amigos que parecían estar en crisis.
- Pero vamos a ver, querido Mondo. No comprendes que los humanos son seres inferiores. Has practicado una especie de zoofilia. Te has enamorado de un animal hembra. La religión humilde que has desarrollado va a dar problemas. En la religión debe predominar el miedo y el temor, antes que esa patochada llamada Amor.
- No es el caso. Apreciado Ezequiel. Estos seres son más de lo que pensábamos, y nosotros somos menos de lo que pensábamos. He comprendido nuestro error. Ignoro en que momento de nuestro espacio tiempo común perdimos la perspectiva. Estos seres sienten y padecen como nosotros y, encima, son mortales.
- Por eso no son dioses. Su mortalidad es el límite. Nosotros somos más.
- Querido Ezequiel. Que se amen entre ellos , y que nos amen, es la solución. Tienen la chispa divina. Nosotros estamos enfermos. Somos una especie enferma que ha perdido la perspectiva y la empatía. Que sea padre me ha hecho entender que tenemos mucho en común con los humanos.

...Continuará...

Dioses medianos II

Ezequiel y Mondo se habían cansado de observar desde lo alto. Les apetecía ser venerados desde más cerca. En su espacio tiempo eterno común decidieron ser más alabados que hasta el momento. Inventaron la primera religión monoteísta. Ellos serían alabados y los bichos hombre, sus animales queridos de la granja planetaria, serían más felices. Los seres humanos centrarían parte de sus energías en alabar a los dioses antes que en pelearse entre sí, entre ellos.

La idea parecía buena y entretenida. La llevarían a cabo. La ejecutarían. Ezequiel y Mondo, amigos y dioses medianos, hilvanarían nuevas líneas de entretenimiento relacionándose de cerca con los mismísimos humanos y, evidentemente, humanas. Decididos y entusiasmados iniciaron sus relaciones próximas llenas de veneración hacia ellos. Cosa que les gustaba e incrementaba su gigantesca vanidad entre vanidades.

La granja redonda y planetaria llamada Tierra, como muchas otras granjas del universo, comenzó a ser visitada por los dioses medianos y, en este caso, aburridos. Mondo, en cuanto comenzó a tratar a las mujeres, se enamoró de una de ellas, o se obsesionó que también sirve. Siendo un dios entre los hombres se quedó prendado de Ramona. Se quedó prendado de su belleza en proximidad. Descubrió, para su felicidad, que no era lo mismo desde arriba que desde abajo. Por su parte Ramona no dudó mucho en corresponder a Mondo. Se enamoró de él, permitió el coito con sumo consentimiento y placer. Dejó que el dios entrase en su caverna con amor.

Sin esperarlo ninguno de ellos, dada su distinta naturaleza, Ramona quedó pronto embarazada. Ella fue madre y Mondo padre. Mondo se extrañó mucho de la gran compatibilidad entre humanos y dioses. Inevitablemente, casi por inercia, comenzó a dudar de su condición de dios frente a los considerados animales de granja. Estaba hecho un lío. No comprendía nada. El juego había dejado de serlo y se había convertido en realidad.

Dioses medianos I

Ezequiel vio la rueda junto a su amigo Mondo. Como dioses del espacio tiempo eterno común decidieron transmitir la idea a sus animales favoritos, a los hombres.
Ezequiel y Mondo eran dioses medianos que tenían mundos a su antojo con seres inferiores a ellos. Animales con un limitado nivel de conciencia. Animales surgidos de su voluntad, para que ellos pudieran estar entretenidos.
Los dos dioses de marras, entre muchos otros dioses que este texto no puede describir aún, poseían a gran cantidad de humanos del planeta llamado Tierra. Ellos en su grandiosidad elegían quien prosperaba, quien caía, y quien continuaba ignorado en el mundo de sus bichos, en sus granjas de seres pequeñitos.
El concepto de rueda y sus implicaciones en el tiempo fueron una de las primeras ideas que transmitieron a sus posesiones planetarias llamadas hombres. Bien es verdad que además de los humanos existían muchos otros seres en el planeta Tierra, pero los humanos eran sus favoritos. Eran los más divertidos y crueles. Su diseño había sido perfecto. Amaban los dogmas y la conservación de las ideas. No les gustaba el cambio. Eso les hacia tremendamente controlables desde el miedo, el terror, y sus secuaces emocionales. Habían sido diseñados con cierta perversión para que fuesen más entretenidos desde lo alto. Cuestión de que su sistema operativo fuese suficientemente defectuoso como para aceptar los cambios e ideas nuevas con nula frescura. Auténticos bloques de hormigón antropomorfos.
La idea de la rueda fue una idea tecnológica que poco tardaría en aparejar otras colaterales. La idea llevó a otras, y muchas ideas de los dioses pasaron a la mente de los bichos homínidos llamados seres humanos. Cosa que entretuvo mucho más a los dioses medianos. 
Ezequiel y Mondo tuvieron entretenimiento durante muchos siglos hasta que el aburrimiento comenzó a amenazarles de nuevo.

21 de abril de 2017

La Emisora


Fernando puso la radio del coche en su emisora favorita, tal como hacía todos lo días, semanas, meses. Dada su soledad sistemática , y sistémica, la radio junto a su perro de raza cucho constituían su universo más allá de su ego, o de sus egos, según el entendedor.

Tras comenzar a escuchar su radio, instalar a su perro en su sitio, y ponerse el cinturón , con sus mulas "toas", arrancó su vehículo para irse a trabajar. Su distancia desde casa al trabajo era kilométrica, de velocidades limitadas, y con un tiempo mínimo de treinta minutos. Para él ese rato era de esparcimiento antes que de trabajo. Siempre disfrutaba de ese tiempo con intensidad, mucho más que de su rutina económica llamada trabajo. Evidente.

La vuelta de ese día resultó extraña. El locutor de radio expresó un número de la ONCE  que no coincidía con el de la app, ni con el del teletexto. A buen seguro, se trataba de un error. Fernando se quedó un poco rallado con la situación, pues siempre contrastaba la información desde diferentes fuentes, y siempre coincidían los números, menos aquel extraño día.

Al día siguiente, por la tarde noche, todo resultó ser mucho más inusual aún. El número del cupón coincidía con el número que el locutor de radio había expresado veinticuatro horas antes.  Fernando se quedó de piedra, dejó de jugar, y quitó la radio del coche para siempre.  ¡Se acabó! Gritó hacia fuera, y hacia dentro, de sí mismo.

17 de abril de 2017

Confusión versus Claridad

Recientemente desconfianza y escepticismo se han apoderado de mi. Dado el hecho frecuente de la mentira justificada, y del engaño interesado, es presumible pensar, a nivel hipotético, que muchas personas mienten para conseguir sus propósitos, o los de sus pagadores. Inevitablemente , también sucede que pueden confundirse los churros con las estalactitas. Es un riesgo mental inevitable.

¿Qué es lo más correcto ante la hipocresía y la mentira, si son realidades invisibles?
Lo más correcto , para mí, es dejarme llevar por mi propia conciencia, aunque sea "cortita". No puedo llevar el juego de los mentirosos o falsos. Es un juego que para mí es pesadilla. No quiero jugar a él. Me repele. Prefiero dedicar mi tiempo a ser lo más auténtico posible, lo más real. Prefiero centrar mi mundo, con sus prioridades, en otros parámetros más afines a mis anhelos.

¿Qué es lo más correcto ante estalactitas que no son churros? Es decir. ¿Qué es lo más correcto ante personas sinceras y auténticas que van con la verdad , su verdad, por delante?
Lo más correcto es dejarse llevar por la propia conciencia y dar gracias al ente que sea por que esas personas que se han aproximado a tu espacio tiempo vital sean personas auténticas, personas de verdad. Seres humanos en condiciones, antes que sucedáneos de papel maché.

Es de perogrullo entender que pensar mal requiere mucho esfuerzo y malos propósitos. Considero que el miedo y la desconfianza ante un mundo hipócrita, por ejemplo, o ante las personas hipócritas, también por ejemplo, son los pilares del mal funcionamiento del mundo humano. La energía, la vida, hay que utilizarlas para crear y construir , no para hacer daño o conseguir propósitos egoístas. Engaño e hipocresía solo llevan a un pozo negro que no es ni relativista, que es más que el caos; más que la máxima entropía y su mulas “toas”.

Quizás una frase haga que todo lo anterior sea entendido, o explicado Carenadamente:


La piedra de granito, sobre el soporte de hormigón, están en el jardín.