31 de marzo de 2017

Sobre las conspiraciones.


Hace un tiempo compré una revista de Muy Historia , concretamente la de Julio del año  2015,  que estaba dedicada exclusivamente a las Grandes conspiraciones de la Historia.

Dicho documento deja claro que conspirar ha sido algo frecuente en la historia de nuestra humanidad y, probablemente, en la prehistoria de nuestra humanidad. Evidentemente lo de la prehistoria es una hipótesis pura, pues salvo que podamos ver el pasado con una máquina del tiempo no hay documentos escritos. Perogrullo.

La revista, en alguno de sus artículos, también deja claro que muchos asuntos aparentemente conspirativos están llenos de medias verdades y tienden a ser , digamos, conspiranoicos y falsos. Pero, en base a la secuencia de conspiraciones relatadas en la revista. ¿Por qué no van a existir conspiraciones reales en la actualidad? Evidentemente sí. Aunque cueste reconocerlo.  Entonces...:

¿Cómo  se distingue una conspiración de una fantasía? Difícil asunto cuando la información está sesgada o no es accesible. Y es más complicado, aún , cuando se miente de forma sistemática a todos los niveles. La mentira en muy útil y la desconfianza que surge de esa realidad, peor. Y , después de la desconfianza llega el miedo.

¿Cómo se distingue una fantasía de una realidad gestionada por mentes perturbadas con poder que están llenas de intereses poco éticos? ...
La cosa, el hecho, es que diferentes tipos de psicópatas plantean estrategias interesadas que van en contra de la ética, de los intereses generales, y de los derechos humanos. Desgraciadamente, estoy bastante seguro de ello. Los poderes fácticos hacen poco por los pobres del mundo desde que tengo uso de razón.

¿Es el trasfondo de muchas conspiraciones algo económico, o relacionado con el poder? Presumible-mente, también si.

El trato que he tenido con muchos humanos, sin ser el que escribe un Santo , me lleva a pensar mal. He visto en multitud de ocasiones negociaciones o informaciones donde se miente , o se manipula información con propósitos tremendamente innobles: expoliación, expropiación, abusos, engaños, privilegios, dinero, vender de cualquier manera, conseguir la atención de otros,...Todo sirve cuando todo el mundo, por ejemplo, quiere ganar como sea. Y más aún cuando no hay «arbitros» contemplando el partido...

Evidentemente cuando se lee un argumento conspirativo , o conspiranoico, hay que dejar un espacio razonable a las hipótesis y, desgraciadamente, el método científico se torna opaco ante la falta de datos, ante la ignorancia evidente. Y es error anteponer el orgullo a la reflexión. Es, incluso, dogma de privilegio, o de posición. Orgullo, vanidad, y grandiosidad no tienen que ver con la ciencia, sino con los egos crecidos. Hay mucha falta de humildad.