23 de marzo de 2017

Mentiras concatenadas

He insistido muchas veces en que la codicia, la avaricia, y la mentira, son los pilares de nuestro sistema de intercambio de bienes y servicios. Es demasiado evidente su despropósito. También he escrito que la publicidad fomenta la envidia junto a otros antivalores como las comparaciones indirectas con animales. Existen mensajes evidentes , por ejemplo, de que sí compras tal coche dejarás de ser un perro, o un copiloto secundón. No especifico la marca porqué soy un cobarde. Mi cobardía está apantallada por mi seudónimo desde el principio. Mi perturbado seudónimo es como un paraguas con alguna varilla rota. Un paraguas que me protege , parcialmente, de mojarme demasiado. Antes y después, soy un cobarde. Como ya he escrito alguna vez. Los demás humanos tenéis mi permiso para considerados grandes o grandiosos. Es lo normal. Es lo típico. No está bien hablar mal de uno mismo, pocas personas lo hacen pese a ser bichos vomitivos -aunque no todos-. Eso no importa. Si la imagen pública se hace turbia, ésta puede lavarse con dinero para el que lo tenga, claro.

También hay mensajes evidentes que expresan que sí no compras en tal sitio eres tonto. Multitud de proposiciones consumistas están bañadas en defectos humanos, defectos animales, animaladas humanas.

Es impresionante hasta donde llega el aleccionamiento para ganar, ser el mejor, demostrar la valía constantemente, esforzarse para ser más, por ser más, competir por todo, defender solo lo propio, robar en lo posible, descargar culpas en otro, etcétera. Otra vez aparece esta palabra de las narices: Etcétera.

El sistema construye ídolos constantemente. Es tremendamente eficaz. Salvo en contadas excepciones los ídolos son personas que se sobreesfuerzan para llegar antes, para saltar más alto, para demostrar que son más inteligentes, más hábiles, para demostrar que son más pillos. Es tremendo. Es triste.
Los medios de masas, en lugar de ser imparciales, son tremendamente parciales. Defienden su ideología, su pagador, su afín, su socio antes que las ideas de otros. No tienen pudor ni principios auténticos. Defienden el poder establecido aunque no sea justo, ni ético, ni mínimamente defensor real de los ciudadanos. Los sesgos informativos son excesivamente evidentes. Hasta crueles. Muchas veces leer las portadas de los periódicos da mucha pena. Entran ganas de llorar.

¿Qué significa esta realidad desde un ser que siempre se queja? ¿Por qué se queja tanto Constantino Carenado? Un amigo chino me comentó en su franqueza que me quejo mucho, que los españoles nos quejamos mucho.

¿Por qué me quejo tanto? Porque quiero un mundo más justo, un mundo mejor, un mundo donde gobiernen los justos y los sinvergüenzas realicen trabajos de jornaleros, por ejemplo. Trabajos básicos. Debe haber hombres buenos por algún lugar. Seguro que existen. Y cuando expreso hombres me refiero a seres humanos más allá de su sexo.


Posdata: pido disculpas por estas letras a todas las personas buenas que pasen por aquí. Este texto no va con ustedes. Ustedes sois las que hacéis este mundo más habitable. Gracias.

7 comentarios:

  1. "Un amigo chino me comentó en su franqueza que me quejo mucho"

    Calenado llolal mas que dueño de tienda china en una inspección de tlabajo segulidad.

    ResponderEliminar
  2. Tirolinean Demoscopic Observatory23/3/17 15:21

    "Los medios de masas, en lugar de ser imparciales, son tremendamente parciales"
    En efecto: Polvillo, que es un medio de masas(de pan) ha concentrado la mayoría de sus sucursales entre el Tirolínea, Aracena y Riotinto, ignorando del resto del planeta.

    ResponderEliminar
  3. Las negociaciones sobre el Carenexit van a buen ritmo. La comunidad de vecinos ya ha acordado con Correos cuantos sellos tienen que poner para empaquetar a Carenado para el desierto del Gobi.

    ResponderEliminar
  4. "Y cuando expreso hombres me refiero a seres humanos más allá de su sexo."

    ¡Machirulo! ¡heteropatriarca!

    ResponderEliminar
  5. Los barones del Tirolínea apoyan la facturación de Carenado a Pakistán vestido de templario.

    ResponderEliminar